La Guardia Civil ha detenido a una persona por delitos contra los derechos de los trabajadores, falsificación documental y contra la Seguridad Social en Benicarló

El propietario de una empresa del sector agrícola tenía trabajadores realizando tareas en el campo sin haber sido dados de alta en la Seguridad Social

En el marco de los servicios que la Guardia Civil presta con motivo de la Directiva de Servicio 40/2009, para luchar contra la Trata de Seres Humanos, el día 18 del presente mes, efectivos del Equipo de Policía Judicial de Vinaroz, han detenido a un empresario del sector agrícola, vecino de Benicarló y de 49 años, como supuesto autor de delitos contra los derechos de los trabajadores, falsificación documental y contra la Seguridad Social.

El origen de la actuación se remonta al pasado 10 de julio, cuando los guardias civiles que realizaban un dispositivo preventivo de seguridad ciudadana interceptaron un vehículo con siete ocupantes, cinco de los cuales al ser sorprendidos por la presencia de los agentes, trataron de ocultarse entre varios enseres.

Los agentes pudieron confirmar que estas personas que venían de realizar tareas agrícolas carecían de ningún tipo de documentación que pudiese acreditar su identidad.

 Tras recabar la información oportuna tanto de la empresa objeto de la investigación como de otros organismos oficiales y otras entidades de la Administración General del Estado, cuyo resultado de dicho análisis unido con la oportuna labor de investigación e inteligencia financiera, dieron como resultado la constatación de las graves irregularidades por parte del propietario de la empresa.

Modus Operandi

Los ilícitos cometidos tenían una doble vertiente:

Por un lado, se encontraban aquellas personas cuya estancia en nuestro país era regular pero desarrollaban su labor sin estar dados de alta en la Seguridad Social.

Por otro lado, el supuesto autor utilizaba documentación de terceras personas para dar de alta a otros de los trabajadores que no contaban con permiso de trabajo ni residencia.

Durante el desarrollo de la investigación se pudo comprobar que las condiciones laborales que disponían los trabajadores eran deficientes, puesto que la empresa no les proporcionaba material sanitario tipo guantes, mascarilla de seguridad, así como ningún otro elemento de seguridad para el desarrollo de su actividad.

La Guardia Civil estima que el dinero defraudado a la Tesorería de la Seguridad Social es de unos 11.000 euros. El detenido junto con las diligencias instruidas han sido puestos a disposición de los Juzgados de Vinaroz.

Deja un comentario