La Guardia Civil investiga a una persona por un presunto delito de estafa en una empresa de Cabanes

El comercial ocultó la cancelación de la venta de los muebles frigoríficos industriales causándole un perjuicio económico a la empresa de más de 10 millones de euros.

La Guardia Civil de Castellón ha investigado a una persona como presunta autora de un delito de estafa cometido en una empresa de la localidad de Cabanes (Castellón). La actuación de la Guardia Civil, llevada a cabo por efectivos del Equipo ROCA de Castellón, consistió en la investigación de una presunta estafa cometida tras la venta de unos muebles frigoríficos industriales por parte de un comercial de la empresa perjudicada a una entidad conocida en Francia.

Los agentes, que tuvieron conocimiento de los hechos a mediados del mes de octubre, lograron averiguar que el comercial había negociado la venta de estos muebles frigoríficos por más de 20 millones de euros, por la que obtendría un gran beneficio económico en concepto de comisiones e incentivos.

Como señal de la compra, la sociedad francesa envió a la empresa de Cabanes 19 cheques bancarios por la cantidad de 300.000 euros para empezar la fabricación de los muebles.

Días después la empresa del país vecino remitió al comercial un correo electrónico informando de la cancelación de las transacciones de la compra realizada, solicitando además el importe adelantado para la fabricación de los muebles. El ahora investigado ocultó esta cancelación al propietario de la empresa, por lo que se continuó con
la producción.

Es en ese momento, cuando el comercial de la empresa de Cabanes empezó a generar correos electrónicos fraudulentos, los cuales remitía a su empresa simulando la continuidad de las negociaciones con la compañía francesa, siguiendo con las labores de producción de los muebles frigoríficos industriales para no perder la compensación económica generada por la venta de estos artículos mientras que a su vez, causaba un gran perjuicio económico dejando
a su empresa un stock de muebles frigoríficos valorados en más 10 millones de euros de precio de coste sin poder ponerlos en el mercado por las peculiaridades de las medidas solicitadas.

Durante la investigación, los guardias civiles realizaron diversas pesquisas así como el análisis minucioso de los documentos aportados por el denunciante, logrando identificar al presunto autor de la estafa, un varón de 43 años, trabajador de la empresa de Cabanes, que está siendo investigado por estos hechos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *