La Guardia Civil libera a una persona secuestrada en Calpe

La Guardia Civil libera a una persona secuestrada en Calpe

VÍDEO - Los secuestradores contactaban con su pareja por video llamada y exigían un rescate de 100.000 euros para su liberación

 

La Guardia Civil, mediante la operación «Ejani», ha logrado la liberación de una persona de 24 años que estuvo secuestrada durante dos días en la localidad alicantina de Calpe. Durante este tiempo, los captores se comunicaban con la pareja de la víctima a través de videollamadas, exigiendo un rescate y amenazando de muerte a la persona retenida.

La operación se inició cuando los agentes recibieron información sobre el secuestro y la exigencia de 100.000 euros a la pareja de la víctima para liberarla en un plazo de 48 horas, bajo la amenaza de llevar a cabo su promesa de muerte.

Ante esta situación, los agentes llevaron a cabo una investigación, confirmando que la pareja de la víctima recibió una videollamada como prueba de que la tenían secuestrada. Con esta información, la Guardia Civil determinó que el lugar de retención era un domicilio en Calpe.

Dada la gravedad de las amenazas y con el límite de tiempo impuesto por los secuestradores, los agentes accedieron al domicilio donde encontraron a la víctima en buen estado. Durante el registro, se logró la detención de tres de los secuestradores, quienes portaban armas blancas utilizadas para intimidar a la víctima. Otros dos cómplices fueron arrestados minutos después en las proximidades, ocultos en una furgoneta.

Los detenidos, a quienes se les imputa el delito de secuestro, fueron presentados ante el Juzgado de Instrucción nº 2 de Denia, el cual decretó su libertad con la imposición de medidas cautelares.

Importancia de denunciar hechos similares con la mayor celeridad posible

Desde la Guardia Civil se destaca la importancia de denunciar situaciones como esta con la mayor rapidez posible, ya sea de forma presencial en el acuartelamiento de la Guardia Civil más cercano o llamando por teléfono al 062.

Relacionados  Un kiosco de Cullera como punto de venta de cocaína

En caso de que un familiar haya sido secuestrado, es crucial mantener la calma, liberar los teléfonos que podrían ser utilizados para el contacto y estar preparado para recibir la llamada de los secuestradores. Se aconseja no contradecirlos, pero tampoco acceder de inmediato a sus demandas. Es recomendable expresar la imposibilidad de efectuar el pago de inmediato y comunicar lo antes posible a los agentes las instrucciones recibidas.