La industria cerámica está comprometida con la seguridad de sus trabajadores

Se están tomando medidas de prevención en las empresas, más allá de lo exigido por las autoridades sanitarias

Ante la situación provocada por el COVID-19, la industria cerámica ha adoptado desde hace semanas todas las medidas necesarias para prevenir y proteger la salud de sus trabajadores. En ese sentido, además de las genéricas recomendaciones de las autoridades sanitarias, muchas empresas se adelantaron a las circunstancias, y definieron medidas de contingencia que se han puesto en marcha con anterioridad al establecimiento del estado de alarma.

Con el ánimo de proteger la salud de todos los trabajadores, ASCER difundió esas medidas entre todas sus asociadas. Estas recomendaciones, que van más allá de las que establece la autoridad sanitaria, han sido enviadas a todos los fabricantes en un documento de recomendaciones y han sido adoptadas de forma escalonada entre el sector.

Las medidas que se han adoptado como recomendación de las empresas van desde la información preventiva, la realización de reuniones por videoconferencia, el teletrabajo siempre que el puesto lo permita y numerosas medidas en relación con la organización productiva.

Las medidas organizativas y de seguridad que han adoptado las empresas, sin carácter exhaustivo, son:

  • Evitar reuniones del personal en los momentos de descanso (bocadillo, café, máquinas de agua, salidas a fumar en grupo)
  • Reorganizar los equipos de trabajo.
  • Se han establecido procedimientos y protocolos para las relaciones de personal propio con los proveedores, clientes, transportistas y cualquier tercero que se relacionen con ellos que tengan que acceder al centro de trabajo, asegurando que tanto personal propio como externo cumple con las recomendaciones sanitarias establecidas.
  • Se han reorganizado los descansos y las pausas de comida en comedores para reducir al máximo la concurrencia simultánea de trabajadores en entornos cerrados.
  • Se han flexibilizado los horarios de trabajo donde sea posible para facilitar el cuidado de menores dada la suspensión de la actividad escolar.
  • Se han identificado los trabajadores sensibles (patologías cardíacas, diabetes, cáncer, respiratorias) para su reubicación o adopción de especiales medidas de protección.
  • Se han reorganizado los accesos a vestuarios y duchas con el objetivo de garantizar el mantenimiento de la distancia de seguridad recomendada (1-3 metros).
  • Se han establecido protocolos de desinfección periódica de los espacios comunes.
  • Modificar los sistemas de registro horario evitando el uso de lectores de huellas u otros sistemas que impliquen el contacto físico del conjunto de la plantilla, o garantizando la higienización de los terminales y de las personas después de hacer uso de los mismos.

Asimismo, ASCER viene reclamando de forma urgente, de las Administraciones Públicas competentes, procedimientos claros y medidas contundentes que permitan en primer lugar actuar eficazmente en prevención de la salud y, en segundo lugar, pero no menos importante, que permitan el mantenimiento futuro de la actividad.

Mientras no haya decisiones más rotundas por parte de las autoridades competentes, la industria seguirá tomando todas las medidas necesarias para velar y proteger la salud de sus trabajadores.

ASCER se ha puesto a disposición de la Administración valenciana para ofrecerle cualquier apoyo que pueda necesitar dentro de sus capacidades.

Esta crisis sanitaria y económica nos afecta a todos y por ello, es necesario que nuestro Gobierno asegure el bienestar de los trabajadores, pero también la supervivencia de las empresas para que, pasada esta crisis, las personas tengan un trabajo al que volver a reincorporarse.

Deja un comentario