La inflación en Almassora obliga a recortar gastos y congelar impuestos

Un presupuesto “austero” de treinta y seis con cinco millones para encarar la inflación en Almassora en dos mil veintitrés.

 

El Consistorio de Almassora ha cerrado un presupuesto de 36.545.300 euros para dos mil veintitrés, unas cuentas inferiores a las del ejercicio en curso frente al contexto social y económico y que, por octavo año sucesivo, sostendrán congelados los impuestos, conforme ha declarado la primera edila, Merche Galí.

Va a ser un presupuesto “austero”, en el que “todas las concejalías van a reducir sus gastos corrientes” a fin de que el Consistorio asuma el tres por ciento del aumento del coste del tratamiento de la basura, como el del contrato de deportes, la revisión del coste del contrato de recogida de residuos y el incremento de los fondos para limpieza viaria, en vez de repercutirlo a la ciudadanía.

La memoria de Alcaldía para estas cuentas refleja la subida de todos y cada uno de los costes,

Con una tasa de inflación del siete con tres por ciento en el instante en el que escribo este documento, problemas de suministros que aún arrastramos y una guerra en Europa que se extiende en el tiempo, por lo que la consecuencia es directa tanto en el presupuesto municipal como para las economías familiares; en dos mil veintitrés pagaremos más por exactamente los mismos servicios, productos y costos energéticos.

Conforme, explica la alcaldesa, Galí.

Ante esta situación, el equipo de gobierno formado por PSPV y Ciudadanos ha apostado por «un presupuesto profundamente inversor»(9,6 millones de euros), en tanto que “las administraciones debemos transformarnos en motores económicos que dejen sostener el empleo y aseguren la supervivencia de las empresas”. «Al tiempo, esta vocación garantizará al Municipio de Almassora el cumplimiento de la normativa europea para la consecución de los fondos FEDER». Ha detallado la primera edila.

A ellos se sumarán en dos mil veintitrés los primeros Next Generation, con quinientos cincuenta mil euros para actualizar el sistema de recogida de residuos, con medios más sustentables y de calidad.

Todo ello va a llegar en el año definitivo para poner fin a un triste récord; ser la ciudad de la provincia con más barracones, aparte de limitarse el IES Álvaro Falomir por quince con siete millones y proseguir las mejoras en los colegios incluidos en el Plan Edificant.

Ha concluido la alcaldesa.