La ministra de Transporte elude dar la cara y evita contestar las preguntas de Compromís por la crisis en las cercanías valencianas

Carles Mulet considera que “el aplazamiento supone un insulto y una falta de respeto por los usuarios del tren que pone a la ministra al nivel de José Luís Ábalos”

El senador de Compromís, Carles Mulet, ha tildado de “insulto” que la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, haya pedido aplazar la pregunta formulada por la coalición valenciana sobre los problemas que se viven en las cercanías valencianas. “Es grave que, con todo el país afectado por el caos de Renfe, ocasionado por la falta de respuesta del Gobierno a las demandas de los maquinistas, con una indignación generalizada por las personas usuarias de ferrocarriles, la ministra no venga a dar la cara en el Senado”, denuncia Mulet.

Para el senador valencianista “está claro que esta ministra ha heredado una cartera de Ábalos que fue quien más hizo por desmantelar el ferrocarril que usa la gente. Pero en casi cuatro meses en el cargo, una situación que parecía imposible de empeorar, todavía la ha precarizado más. Cancelaciones, retrasos, falta de información, desmantelamiento de servicios como la línea Utiel-Cuenca, un community mánager que bloquea por libre a los usuarios, unos problemas que van a más. Cuando le pedimos que comparezca en sede parlamentaria para dar explicación de qué está pasando con las Cercanías en el País Valenciano, no viene al Senado y nos aplaza 15 días la pregunta oral. Ojalá dentro de 15 días la situación pueda ser un poco mejor, pero lo dudamos y mucho. La táctica del avestruz, de esconder la cabeza bajo el suelo para esperar escampe el temporal y no afrontar los graves problemas, no parece lo más inteligente”.

En este sentido, Mulet ha recordado que el caos no se soluciona en 15 días. «Ahora estamos sufriendo la huelga porqué los maquinistas no pueden más; unas 20 persones se han jubilado y serían necesarias seguramente otras 20 adicionales, además de estas jubilaciones, para tener un servicio humano óptimo en el País Valenciano”, explica.

Todo esto lo sabían con mucha antelación. La empresa sabía perfectamente que necesitaban maquinistas de refuerzo y que una veintena se iban a jubilar y no hizo nada, ni vemos que estén haciendo nada. También con la renovación de maquinaria saben desde hace años que es urgente y tampoco han hecho nada. Ni con la adaptación de las estaciones, la mejora y recuperación de frecuencias, la mejora en la información, la ampliación de servicios. Todos ellos son problemas que conocen perfectamente y que han dejado ir a más ha concluido.