La nueva parada del TRAM de Castellón en la plaza de la Farola ya está operativa

El servicio da respuesta a una demanda de la ciudadanía y facilita el uso del transporte público reordenando el tráfico en la zona

La nueva parada del TRAM en la plaza de la Independencia (en la Farola) ha entrado en servicio hoy. El concejal de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Castellón, Jorge Ribes, y la directora general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad Sostenible, Roser Obrer, han asistido a su puesta en marcha.

Una nueva parada que “da respuesta a una demanda de la ciudadanía y facilita el uso del transporte público frente al vehículo privado y será más eficiente moverse por la ciudad”, ha explicado el edil de Movilidad Sostenible. “Además, el carril de uso exclusivo del TRAM mejora el servicio, reduciendo los tiempos de espera y se reordena el tráfico en la zona”, ha especificado el concejal. Al respecto, el conseller de Obras Públicas, Arcadi España, ha asegurado que “desde la Conselleria estamos trabajando por un transporte público seguro, eficiente y eficaz que se adecúe a las necesidades reales de la ciudadanía”.

Asimismo, ha destacado la importancia de la colaboración entre administraciones, en este caso con el Ayuntamiento de Castellón, para atender las demandas de los ciudadanos y ciudadanas. En este sentido ha indicado que esta nueva parada del TRAM ha tenido una inversión de 480.000 euros, de los que la Conselleria ha aportado 276.000 euros para la obra civil y el Ayuntamiento de Castellón 204.000 euros para la semaforización.

La ejecución de una nueva parada del TRAM ha llevado aparejada la adecuación de un carril reversible, junto al paseo Ribalta, entre la plaza de la Independencia, donde se ubica la parada, y la avenida de Barcelona. Para llevar a cabo estos trabajos, ha sido necesario diseñar un carril reversible que permita la circulación del TRAM a lo largo del paseo Ribalta pares en ambos sentidos, dada la falta de espacio para poder establecer dos carriles por sentido; mientras que en la avenida Barcelona y en la plaza de la Independencia, donde sí existía espacio físico, se ha proyectado un carril por cada sentido de circulación.

Las obras han consistido en la ejecución de un carril del TRAM de tres metros de anchura mínima en todo su trazado junto a las aceras existentes, y un carril reversible en el paseo Ribalta pares, dejando un único sentido de circulación de los vehículos (dirección avenida Morella); se ha desdoblado el carril del TRAM en la avenida Barcelona y en la plaza de la Independencia, dotando de un carril por sentido, y se ha remodelado la acera norte de la plaza de La Independencia, ampliándose para la instalación de la nueva parada y se ha modificado la circulación de los vehículos en la Farola, adecuándose al nuevo carril exclusivo del TRAM y eliminándose la semaforización central de la plaza de manera que funcione como una glorieta.

Deja un comentario