La Policía de la Generalitat identifica al vendedor de una pieza de arte africano de la colección Glendonwyn

La pieza valorada en alrededor de 10.000 euros ha sido recuperada tras la demanda interpuesta por el heredero de los fondos.

 

El Grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad de la Policía Nacional Adscrita a la Comunitat Valenciana ha recuperado una pieza de arte africano valorada en unos diez mil euros y perteneciente a la colección Glendonwyn.

Se trata de una escultura de bronce que representa un músico de unos veintiún kilos, originaria del pueblo Edo-Bini, en Nigeria, que es parte integrante de un conjunto de obras de trescientas cuarenta y nueve piezas sustraídas y valoradas en más de un millón de euros. Del total de las piezas, ya se han recuperado ciento treinta y nueve y todavía faltan por recuperar doscientas seis.

La escultura de bronce recuperada por la Policía de la Generalitat es una de estas doscientas seis piezas que todavía están en paradero desconocido y que se sustrajo en el domicilio del dueño en el mes de octubre de dos mil dieciséis.

La Policía de la Generalitat ha conseguido identificar al vendedor de esta pieza merced a la demanda del heredero de la colección y a la cooperación del Grupo I de la UDEV de la Comisaría Provincial de Segovia. La persona investigada presuntamente habría adquirido el músico de bronce de la mano de un particular en el mes de junio de dos mil diecisiete por cuatrocientos euros y sin documento que acreditase la compra y venta.

Más tarde, el comprador procuró venderla en el mes de septiembre de dos mil dieciocho por dos mil euros, aunque al recibir la llamada del Grupo de Patrimonio, la devolvió e hizo el reintegro del dinero pagado.

La operación empezó el veintidós de noviembre y concluyó este jueves con la remisión del atestado policial remitido al Juzgado de lo Penal número 5 de la villa de Madrid, con una persona investigada aunque no detenida.

La colección Glendonwyn pertenecía a un particular amante del arte africano que a lo largo de su vida sostuvo relaciones empresariales con Nigeria y, de sus viajes a este país, consiguió una enorme compilación de estatuas africanas de bronce.