La policía del pensamiento en España

Siempre se ha dicho que la policía en España se ha caracterizado por ser unas fuerzas de seguridad eficientes, eficaces y con un gran sentido de la justicia y del cumplimiento del deber. Bueno, eso ha sido así hasta la aparición de las fuerzas de orden público al servicio de un gobierno regional, que se...

Siempre se ha dicho que la policía en España se ha caracterizado por ser unas fuerzas de seguridad eficientes, eficaces y con un gran sentido de la justicia y del cumplimiento del deber. Bueno, eso ha sido así hasta la aparición de las fuerzas de orden público al servicio de un gobierno regional, que se han transformado en Policías del Pensamiento bajo los mandatos sectarios de los políticos de turno.

Los hechos ocurrieron el paso día 10 de mayo, cuando el periodista Cake Minuesa intentó hacer unas preguntas al ministro Iceta que salía de una reunión con dirigentes del PNV, en el transcurso de la cual, se habían transferido al ejecutivo vasco las competencias en prisiones entre otras cesiones del gobierno español.

Cake Minuesa fue retenido por los guardaespaldas del ministro bailarín y dejado en manos de cinco policías regionales vascos que le agredieron, se lo llevaron a empujones del lugar, propinándole patadas y rodillazos mientras que, el que parecía comandar el grupo de los uniformados le espetaba la siguiente frase: «Ya sabemos quién eres y no me gusta nada lo que escribes».

A continuación, les dejo el enlace la página de OK diario, donde podrán leer la noticia y ver el vídeo del atentado a la libertad de expresión:

https://okdiario.com/espana/cinco-ertzainas-impiden-golpes-que-periodista-okdiario-pregunte-iceta-tu-no-eres-prensa-libre-7208343

Este acto, recordaba los mejores momentos de las policías políticas de los países comunistas a lo largo de la historia. Por desgracia en eso se han convertido los agentes del orden que dependen de los gobiernos regionales, perdón, ni eso, dependen exclusivamente de los gobernantes de turno.

Si el acto deleznable perpetrado por esos cinco supuestos defensores del orden ya es grave por sí solo, no son menos graves las palabras pronunciadas por los policías delincuentes. Se pueden encuadrar dentro de las que pronunciarían policías del pensamiento, que son ellos los que dictaminan qué se puede decir o escribir, y suplantan la función de un juez.

En esto se están convirtiendo las distintas policías autonómicas; en unos esbirros y lacayos de los mandos políticos de turno y plegadas a los caprichos dictatoriales de los dirigentes que no piensan en el cumplimiento de la Ley, solo piensan en sus propios beneficios espurios.

Tuvimos el ejemplo con la policía catalana cuando el golpe de estado (que, por cierto, aún sigue en marcha) que fue cometido con el beneplácito de los mandos de los Mozos y por una gran parte de los miembros de dicha organización.

Ahora estamos viendo como el rey de las Meigas el mandamás de Galicia, quiere expulsar a la Guardia Civil de la tierra del patrón de España y pasar a tener su propia red de servidores ciegos que obedezcan sus designios y no a defender a la Ley.

Luego Asturias querrá tener su policía propia, eso sí, con un buen dominio de la lengua asturiana ya que, de esa forma, se garantizan que solo y únicamente los que dominen esa lengua nueva, tengan derecho al acceso a las plazas, no sea cosa que venga un individuo que hable español, y les chafe la plaza. Igual pasará en Aragón, donde se hablará un idioma que no conocen ni los nativos de allí. Bueno, como signo distintivo en vez de llevar gorra lucirán en su cabeza el clásico «cachirulo».

Para todas estas policías, su misión principal y única será la vigilancia de los pensamientos de los ciudadanos, no sea cosa que piensen por sí mismos y eso ponga en dificultades a los distintos reyes de las taifas de nuestro país. Si, por un supuesto, se le ocurriera a Timo Puig, también conocido como el Peluquín del Maestrazgo, que todos los lacayos de su reino tuvieran que llevar bisoñé, o bien dar un porcentaje de sus ingresos anuales a la empresa de su hermano, la policía vigilaría con deleite estas instrucciones.

No olvidemos que, ya que el primer objetivo de los políticos de las taifas es robar a manos llenas, aumentarían los radares de tráfico y las vigilancias para que el español no se hablara en ningún sitio con lo que el aumento de la recaudación, perdón robo, alcanzaría dimensiones épicas.

Mientras tanto los problemas que preocupan a los españoles seguirían durmiendo en el limbo de los sueños. Todo sea por que los dineros que percibe la mastodóntica nómina política en España no disminuyan, en todo caso, que aumenten de manera significativa.

Y vemos como día tras día no se cansan de decir desde los millonarios que componen el gobierno de España, los reinos de taifas y todo el resto de la patulea criminal, el mantra de moda que es:

«No subiremos los impuestos a la clase media y trabajadora», seguido del «Solo subiremos los impuestos a los ricos».

Esto demuestra una vez más que este gobierno NO MIENTE, es su forma normal de hablar.

Tenían razón en una frase que han repetido hasta la saciedad «No dejaremos a nadie atrás». Es cierto «Los dejaremos a todos, menos a los nuestros, hundidos». Vean, por ejemplo, a los salidos del nefasto 15-M de hace 10 años, están todos colocados sin haber pegado ni golpe durante toda su vida.

Recordemos lo que está pasando en Ceuta y en toda España con la invasión marroquí permitida, tolerada, aplaudida y jaleada desde algunos rincones de nuestro gobierno. Tiene toda la pinta de una nueva Marcha Verde que, recordemos, se saldó con la entrega cobarde y rastrera a Marruecos de aquella provincia española, firmada y avalada por el Rey Juan Carlos, en contra del moribundo General Franco, que se oponía a la misma.

Esperemos que no tengamos que pagar un precio similar en pleno siglo XXI, aunque con los dirigentes que tenemos, no me extrañaría nada. Una duda me asalta ¿SAR está aquejado de afonía o tampoco le preocupa una simple crisis migratoria?

Nos van a hundir a impuestos para seguir chupando del bote, pero con la profanación de la tumba de Franco, la emergencia climática, los LGTBIXYZ, la igualdad, la violencia machista y el derribo de las cruces (¿verdad, señora Marco?), solucionamos la situación penosa a la que nos ha conducido este gobierno de criminales liberticidas.

Solo nos queda esperar que por lo menos VOX no está por la labor de instaurar la Policía del Pensamiento. Es el único, todos los demás se frotan las manos pensando en esos cuerpos y en seguir manteniendo el Chiringuito de las Autonomías

¡¡VIVA ESPAÑA!!

Luís Andrés Cisneros

Un comentario

  • Efectivamente solo nos queda VOX. Adelante cada día somos y seremos más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *