La Policía Local de Castelló colabora con la Universidad de Valencia para trastocar 112 huevos de una tortuga que había desovado en la playa del Serradal

Según los técnicos de la Consellería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, en doscientos años sólo se han registrado cuatro casos de tortugas que han escogido las playas de la Comunitat Valenciana para desovar.

La Policía Local de Castellón, la Universidad de Valencia y el Centro de Recuperación de Fauna “La Granja del Saler” han participado esta madrugada en la recogida de más de un centenar de huevos que ha depositado una tortuga boba en la playa del Serradal al desovar el reptil marino a escasos metros de la orilla del mar.

Los hechos se han producido sobre las cuatro de la madrugada cuando una vecina de la zona ha observado a una tortuga marina de grandes dimensiones que se encontraba varada en la playa. La testigo de los hechos ha llamado inmediatamente al Centro Integral Municipal de Seguridad y Emergencias CIMSE 092 para comunicar el hecho y ha alertado a los agentes que el reptil podría tener problemas para volver al agua. El CIMSE ha movilizado rápidamente a una patrulla de la Policía Local de Castellón, cuyos agentes, al llegar a la orilla de la playa del Serradal, han localizado inmediatamente a la tortuga marina a once metros de la orilla del mar. El reptil no presentaba ningún problema de salud, al contrario se encontraba desovando en un profundo hoyo que había realizado en la arena de la playa. Al tratarse de una situación completamente atípica (según los técnicos del Centro de Recuperación de Fauna “La Granja del Saler”, en doscientos años sólo se han registrado cuatro casos como éste de tortugas bobas desovando en las playas de la Comunidad Valenciana),los agentes han avisado al Servicio de Emergencias 112 de la situación y hasta el lugar se ha trasladado un responsable de la Universidad de Valencia para la recogida de los huevos ya que la tortuga había desovado muy cerca de la orilla del mar y el nido corría riesgo de inundarse. Hasta la llegada del responsable de la Universidad de Valencia, los agentes han acordonado la zona del desove y han evitado que la tortuga marina fuese molestada durante la puesta de huevos y posterior retorno al mar.

Sobre las cinco de la madrugada, un profesor de la Universidad de Valencia se ha personado en la playa del Serradal y ha trastocado el nido de tortuga recogiendo 112 huevos, los cuales han sido trasladados hasta el Centro de Recogida de Fauna “La Granja del Saler”, donde han sido depositados en un nido artificial situado en una playa protegida que el centro tiene habilitado para estos casos. Dicha playa ubicada en el Parque Natural de la Albufera de Valencia y que habitualmente se utiliza para la nidificación del “chorlitejo patinejo”, está restringida al público y en septiembre, cuando está previsto que los huevos eclosionen, un grupo de voluntarios vigilaran el nido para comprobar que todos los reptiles salen en perfectas condiciones y retornan a su hábitat natural.

Deja un comentario