La Policía Nacional detecta más de 30 camiones manipulados en Castellón

La Policía Nacional detecta un grupo dedicado a instalar sistemas en los camiones para eludir las normas que regulan las emisiones de gases contaminantes
  • La Operación Blueman, en la que han trabajado conjuntamente la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Unidad Adscrita, se ha saldado con la detención de cuatro personas

 

  • Además de la emisión de gases, manipulaban también los tacógrafos, para evitar hacer los descansos obligatorios e incumplir los límites de velocidad

 

 

La investigación policial para el total esclarecimiento de los hechos continúa abierta y no se descartan nuevas inspecciones en empresas del sector.

Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo una operación conjunta con la Guardia Civil y la Unidad Adscrita de la Policía Nacional a la Comunidad Valenciana para desarticular un grupo organizado que se dedicaba a la manipulación de los controles de emisión de gases de los camiones en la provincia de Castellón, eludiendo así los controles europeos, y los tacógrafos, para evitar los descansos obligatorios del conductor e incumplir los límites de velocidad.

La investigación policial surgió a finales del verano pasado, cuando los agentes de la Policía Nacional tuvieron conocimiento de que un varón, que había trabajado para un importante concesionario de camiones en Castellón, aprovechaba sus conocimientos técnicos para instalar en los camiones emuladores para eludir las normas medioambientales europeas, así como manipular los tacógrafos oficiales, de forma que pudieran conducir los vehículos pesados más horas de las permitidas, o incluso a más velocidad de la reglamentaria.

Dada la materia, se requirió la colaboración del Grupo de Investigación de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, y del grupo encargado de la preservación del medio ambiente de la Unidad Adscrita a la Comunidad Valenciana, creando para ello un grupo de trabajo durante estos meses.

Según se desprende de la investigación, este varón manipulaba los sistemas de control de emisión de gases contaminantes de los camiones, el llamado sistema “AddBlue”, que es obligatorio en los camiones a partir de determinada fecha de matriculación.

Quedaba con chóferes autónomos o empresarios del mundo del transporte, y les ofrecía manipularles la emisión de gases de forma que anulaba el sistema, evitando así los costes de consumo y mantenimiento que conllevan. Lo mismo hacía con los tacógrafos digitales de los camiones. Aprovechaba los conocimientos que había adquirido en sus años como electricista en un concesionario de camiones.

Para su actividad, contaba con la colaboración de un pequeño taller de electricidad de camiones, que estaba autorizado por el Ministerio de Industria para llevar a cabo las inspecciones reglamentarias a los tacógrafos. La colaboración con este taller le era indispensable, puesto que así podía disponer de los precintos oficiales que llevan los tacógrafos, además de las herramientas adecuadas para las manipulaciones.

Se ha tomado declaración a varios autónomos, que han reconocido que los investigados les habían hecho las manipulaciones ilegales mencionadas, pagando por ambas unos 1.500 euros (300 del AddBlue + 1.200 del tacógrafo)

Primera inspección conjunta

Ante lo manifestado, los agentes de la Policía Nacional, de la Guardia Civil y de la Unidad Adscrita, conformaron varios equipos conjuntos de trabajo y llevaron a cabo varias inspecciones por sorpresa en empresas del sector, pudiendo acreditar que una cantidad importante de los vehículos mostraban síntomas de manipulación en el sistema eléctrico encargado del control de la emisión de gases contaminantes. Dos camiones fueron intervenidos y llevados a inspección para acreditar las manipulaciones.

A los empresarios se les han abiertos expedientes administrativos por presuntas infracciones de la Ley de Ordenamiento del Transporte Público y de infracción contra  el Medio Ambiente, la Fauna y la Flora.

Detenciones

Una vez recopilada toda la información, se ha  detenido de cuatro personas, dos de ellas como principales responsables: el electricista y el responsable del taller, y otros dos hombres, por su vinculación con la trama.

La investigación policial para el total esclarecimiento de los hechos continúa abierta y no se descartan nuevas inspecciones en empresas del sector.

Deja un comentario