La represión franquista tras la guerra (I)

Con este artículo vamos a dar un repaso completo a todas «atrocidades» que, según la doctrina social-comunista, se dieron en España una vez finalizada nuestra Guerra Civil. Todas esas «monstruosidades» fueron perpetradas por los dirigentes de la época, estando a la cabeza el Jefe del Estado, el general Franco. Bueno, pues repasemos. Vamos a empezar...

Con este artículo vamos a dar un repaso completo a todas «atrocidades» que, según la doctrina social-comunista, se dieron en España una vez finalizada nuestra Guerra Civil. Todas esas «monstruosidades» fueron perpetradas por los dirigentes de la época, estando a la cabeza el Jefe del Estado, el general Franco.

Bueno, pues repasemos. Vamos a empezar por la leyenda que se refiere a la persecución sin cuartel a las lenguas autóctonas. Según cuentan los analfabetos funcionales que se encargan de contarnos la historia, el genocidio lingüístico a que se sometió al catalán, valenciano, mallorquín, vascuence o gallego era digno de ser juzgado por un Tribunal de Derechos Humanos.

A todos nos cuentan que por el solo hecho de hablar en una lengua autóctona la gente era detenida y encarcelada. Ello lo adornaban con los relatos más atroces sobre agresiones y humillaciones sufridas por los que eran pillados en semejantes actitudes retrógradas.

Para ilustrar sobre dichos actos tan «fascistas», «franquistas» y «nazis», veamos la tortura a la que sometieron las autoridades de aquella España tan enemiga de la cultura regional, al Ilustre cuerpo de Notarios. Prepárense para contemplar la persecución atroz de las lenguas regionales.

El 7 de julio de 1944, mientras Europa aún se debatía en el horror de la Segunda Guerra Mundial, se publicaba en el BOE el Decreto sobre el Régimen del Notario, donde figuraba en la página 5244. Art. 149 la siguiente norma:

«Cuando el documento se otorgue en territorio español en el que se hable lengua o dialecto peculiar del mismo y  alguno de los otorgantes sean naturales de aquel territorio sometidos a su derecho foral, el Notario, siempre que entienda suficientemente, declarándolo así, el idioma o dialecto de la región, a solicitud del interesado, redactará el instrumento público en idioma español y en la lengua o dialecto de que se trate, a doble columna, para que simultáneamente puedan leerse y apreciarse ambas redacciones,

 

procurando que gráficamente se correspondan en cuanto sea posible.».

¡Oh, sorpresa!, como dice nuestro refranero: “No es tan fiero el león como lo pintan”. O más bien, la verdadera historia se esconde y se manipula a gusto de los social-comunistas que nos mal gobiernan en la actualidad. Se han convertido en mentirosos funcionales.

Si lo que nos han contado, y es creencia popular, todos los notarios de España que hubieran seguido el Decreto que existía entonces, hubieran sido detenidos, torturados e inhabilitados para el ejercicio de su profesión. Pero todo podría haber ido a peor y se hubiera producido una disminución irreparable en los Colegios Notariales.

Pueden visionar el Decreto de marras en la siguiente dirección web:

https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE/1944/189/A05225-05282.pdf

Todo esto pertenece a la Gran Mentira que se han encargado de difundir todos los social-comunistas con el sólo objeto de dar un golpe de estado permanente retorciendo la verdadera historia de las cosas. Además, desde hace años, la derecha se rindió ante los deseos de supremacía cultural de la izquierda.

Pero no acaba aquí la cosa, en el diario «La Vanguardia» del 30 de marzo de 1969, aparece la siguiente noticia:

“EL SUPREMO CONFIRMA UNA SENTENCIA CONTRA DON NÉSTOR LUJAN

Le condena a ocho meses de prisión menor

Madrid, 29. (De nuestra Redacción.) —

La Sala Segunda del Tribunal Supremo ha dictado sentencia por la que se confirma la que en su día pronunciara el Tribunal de Orden Público, que condenó a don Néstor Lujan Fernández, a 8 meses de prisión menor y multa de 10.000 pesetas por un delito de propaganda «ilegal.

La sentencia recurrida declaraba probado que en el número 1.577 del semanario «Destino», que dirige el encausado, correspondiente al 28 de octubre de 1967, se publicó en la sección «Cartas al director» la misiva bajo el título «El catalán se acaba». Aparecía firmada por Jacinto Pujol Solé, cuya verdadera identidad no se ha establecido, pero que es coincidente con la de una persona real, que ha declarado no tener conocimiento alguno de la carta. En la misma —dice la sentencia— se vertían conceptos de tipo ofensivo para la lengua catalana, cuyo libre uso particular y social se respeta y garantiza.

Contra la. sentencia del Tribunal de Orden Público se recurrió, alegando

quebrantamiento de forma, con indefensión, e infracción de Ley, pero el Supremo ha desestimado el recurso.”.

      A continuación, dejo el enlace a dicha página:

http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1969/03/30/pagina-11/33571038/pdf.html

Desde aquí animo al consejero Marzá a que compare su aversión al español y sus intentos genocidas de eliminarlo de las mentes de nuestra juventud, con la defensa del catalán (ya que es el idioma que más le gusta a él) que se hacía en la época del general Franco.

Su empeño y el de los de su misma ralea es mucho más liberticida que lo que ocurría en la época de mediados del siglo pasado. Han mentido y tergiversado la historia pensando solo en sus intereses personales, sin importarles un comino la gente que depende de sus decisiones.

Esperemos que el pueblo español despierte de la anestesia a la que los han sometido y se puedan desenmascarar sus mentiras.

Ya hemos visto que las lenguas autóctonas no eran perseguidas, no tenían el sello de cooficial, pero no estaban marginadas, como están ustedes haciendo con el español. Lo suyo es un genocidio lingüístico. No les importa nada que a los jóvenes les perjudique. Lo suyo es pura ideología.

Seguiré publicando nuevos artículos, para desenmascarar las cosas que de verdad ocurrieron durante el mandato del dictador general Franco

¡¡VIVA ESPAÑA!!

Luís Andrés Cisneros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *