La Torre d’en Besora apuesta por la conservación de las casas antiguas

La Torre d'en Besora reclama subvenciones para evitar el derrumbe de viviendas que “son oportunidades para nuestro pueblo”

  • La localidad del Alt Maestrat reivindica ayudas para crear una vía de vida a la población que cuenta con 167 vecinos
  • Su alcalde, David Vicente, también diputado provincial, considera “que los fondos evitarían riesgos a la población y además serían un freno a la despoblación”

El abandono de viviendas en los pueblos del interior de Castellón es un problema común que sufren las poblaciones que menos recursos tienen y cuyo día a día es una constante lucha contra la despoblación. Es el caso de La Torre d’en Besora, en la comarca del Alt Maestrat, donde se detectan más de una decena de viviendas abandonadas, algunas de ellas con riesgo de derrumbe porque “sus propietarios hace años que abandonaron el pueblo y con su marcha dejaron atrás viviendas que hoy urgen una rehabilitación”.

La propuesta de crear un Plan de Rehabilitación de viviendas para los pueblos de menos de 5.000 habitantes promovida por la presidenta provincial del PPCS, Marta Barrachina, sería una solución eficaz para alcaldes como el de La Torre, David Vicente, que sufre, como cualquier otro pueblo, los estragos de la despoblación.

“Somos conscientes que cada día es un día ganado a esta amenaza y creemos que iniciativas de este tipo podrían fomentar la inversión en viviendas hoy en ruina y convertir el abandono en una fuente de vida para el pueblo”. En este sentido, considera el que también es diputado provincial del PPCS, “con una Diputación que disfruta de fondos suficientes como para poder afrontar este programa, la aprobación de esta reserva económica sería de gran utilidad para quienes menos tenemos. Porque La Torre es incapaz de crear una línea de subvenciones que aliente a los propietarios de estos inmuebles a rehabilitarlos”.

El alcalde reivindica esta iniciativa en una doble vía. “No solo pondría fin a los riesgos que comporta convivir con viviendas en las que hace décadas no se ha invertido un solo euro, sino que además también fomentaría la llegada de nuevos vecinos y la actividad en el pueblo. Una oportunidad para convertir la ruina en fuente de vida que creemos que puede ser de gran utilidad para nuestro pueblo”, tal y como ha considerado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *