Las altas al padrón de habitantes de Castellón superan las 7.500

Los principales municipios de procedencia fueron Almassora, Benicasim y Vila-real y, por países, Colombia, Marruecos y Rumanía

Se produjeron 1.200 nacimientos durante el año 2020

Las altas del padrón de habitantes de Castellón superaron las 7.500 durante el año 2020, una cifra que refleja los nuevos empadronamientos, las otras por omisión y las altas por nacimiento. Así, la cifra propuesta desde la Unidad de Estadística del Ayuntamiento de Castellón es de 172.589 personas, aunque el dato tiene que ser ratificado por el Instituto Nacional de Estadística.

El concejal de Transparencia y Buen Gobierno del Ayuntamiento de Castellón, Ignasi Garcia, ha valorado que “las cifras demuestran que hemos continuado recibiendo población, a pesar de la pandemia”. Precisamente durante el estado de alarma, el consistorio incorporó un nuevo servicio a la sede electrónica que permitía obtener telemáticamente un volante de empadronamiento, puesto que “se trata de un documento esencial para acceder a las ayudas directas para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia”, ha explicado el edil.

En detalle, y en cuanto a los nacimientos, 1.200 niñas y niños se sumaron a la población de la ciudad, que también ganó habitantes por la llegada de personas de otras localidades próximas. La nueva población de Castellón también ha llegado procedente de otros municipios de las comarcas del norte como Almassora (384 personas), Benicasim (297 personas) y Vila-real (243 personas). En total, 4.308 personas de todo el Estado se dieron de alta en Castellón durante el año 2020, un 25% menos que el año anterior.

Desde el extranjero, llegaron 1.526 nuevos habitantes a Castellón, una cifra que contrasta con los cerca de 3.000 de 2019. El país desde donde más personas se han empadronado en la ciudad es Colombia (552), seguido por Marruecos (332) y Rumanía (232).

A pesar de estas nuevas incorporaciones en la población, la ciudad perdió alrededor de 1.600 habitantes respecto al año 2019, un decrecimiento que se explica como consecuencia de las restricciones de movilidad y de actividad derivadas de la emergencia sanitaria.

Deja un comentario