Las «visitas mágicas» a Culla cuentan con el valor añadido de la Oficina de Turismo

Programan visitas guiadas sobre las peculiaridades históricas de la localidad

Las visitas a Culla, de por sí solas, son encantadoras. Recorrer sus calles y observar cada piedra que forma las casas y los edificios es una magnífica idea para imaginar las vivencias que caracterizan cada rincón de su casco antiguo. Sin embargo, hay un factor decisivo que embellece las visitas en Culla y que las mejora exponencialmente. No es otro que su Oficina de Turismo, formada por 3 expertas técnicas que aconsejan, informan y acompañan a cada visitante que llega a la localidad. “Nuestra intención es mejorar la experiencia de cada persona que llega a Culla con ganas de saber su historia y sus peculiaridades. No quedarnos solo en sus preciosas vistas”, explica Mar Sales, técnica de turismo en la Tourist Info local. Tanto ella como sus compañeras Puri Alcácer y Silvia Fabregat forman un equipo que enfoca sus esfuerzos en “aportar un valor añadido a las visitas que ofrecemos e intentar que quede todo el mundo satisfecho de las historias que contamos”, expresa Sales.

La Oficina de Turismo está abierta al público de 10h a 14:30h y de 15:30h a 19h de martes a domingo, en un horario veraniego adaptado para la amplia tipología de turistas que llegan a la localidad. “Recibimos turismo, sobre todo, que proviene de Madrid, Castilla y León y País Vasco, aunque también se acerca algún extranjero que se aleja algunos días de la costa”, explica Sales. El equipo de la Oficina de Turismo de Culla parte sus tareas de la manera más organizada posible: Silvia Fabregat organiza la Oficina, Puri Alcácer da servicio de atención al cliente y Mar Sales hace de guía en las salidas programadas por el casco antiguo de Culla. “Quien viene a Culla es porque aprecia la historia y el patrimonio. Es una clase de turismo más tranquilo y sosegado, más relacionado con el familiar”, expresan Sales y Alcácer.

Desde que Culla entró en la Asociación de Pueblos Más Bonitos de España el aumento de servicios se incrementó de golpe. A este fenómeno incomparable se le sumó la pandemia de la Covid-19 que obligó a miles de ciudadanos a buscar nuevos destinos alejados de las grandes urbes y nacionales. La combinación de dichos factores “ha aumentado las visitas al pueblo, pero también la cantidad de visitas guiadas, los clientes en bares y restaurantes y también en alojamientos rurales”, expresa Mar Sales con el respaldo de sus compañeras. Además, “del potencial de Culla también se benefician los pueblos de alrededor, porque todos no pueden dormir ni comer en nuestro municipio”, analizan desde su posición. Todas aquellas personas que entran en la Oficina de Turismo, restaurada y adecuada con mapas, asientos y pantallas de información, salen de allí teniendo claro cuáles son los puntos imprescindibles de la localidad, ya sea la ‘antiga presó’, el castillo o la iglesia.

“Tenemos la inmensa suerte de dedicarnos a lo que más nos gusta, y además difundimos la espectacular historia de nuestro pueblo con todo el respeto hacia él”, terminan exponiendo las tres mujeres, que han estudiado materias de turismo para poder acceder a sus puestos actuales. Culla, por tanto, puede recorrerse solo y siempre se quedará embelesado. Sin embargo, con la ayuda de las 3 técnicas, la experiencia en Culla se vuelve inolvidable.