Los agricultores valencianos replican a acusaciones francesas

Los agricultores valencianos replican a acusaciones francesas

Aguado: "Los enemigos de los agricultores europeos están en Bruselas, y es allí donde los franceses deberían dirigir sus críticas".

 

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) rechaza categóricamente las acusaciones formuladas por los agricultores franceses y el primer ministro Gabriel Attal de «competencia desleal» debido al supuesto uso de productos fitosanitarios prohibidos en Francia. La organización sostiene que todos los agricultores europeos tienen las mismas obligaciones en la producción de alimentos, ya que deben cumplir con el marco normativo de la Unión Europea.

En este sentido, AVA-Asaja critica la «pasividad» del Gobierno central ante las afirmaciones falsas del primer ministro francés y llama a todo el sector agrario europeo a «mantenerse unido» contra un «enemigo común», que, según ellos, es la Comisión Europea.

La asociación defiende «No a la competencia desleal de países terceros, no a la política basada en un ecologismo filosófico y radical que no pisa tierra y sí a la garantía de precios justos, autosuficiencia alimentaria y lucha contra el cambio climático con la agricultura europea como aliada estratégica», según señala en un comunicado.

El presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores, Cristóbal Aguado, insiste,

Los enemigos de los agricultores europeos están en Bruselas, y es allí donde los franceses deberían dirigir sus críticas, al igual que nosotros, para poner fin a su plan preconcebido de reemplazarnos con importaciones de países terceros que sí practican la competencia desleal.

Aguado destaca que «Bruselas está firmando sistemáticamente acuerdos comerciales con países terceros como Marruecos, Egipto y Sudáfrica que les otorgan los mismos derechos que tiene cualquier estado miembro, es decir, arancel cero para sus envíos, pero les eximen de las mismas trabas, limitaciones y prohibiciones que establece a los estados miembros».

«Estas importaciones foráneas utilizan materias activas fitosanitarias cuyo uso está prohibido en la Unión Europea y no cumplen los mismos estándares laborales, fiscales, sociales y medioambientales. La estrategia es clara: romper el mercado, deshacerse de los agricultores europeos e incrementar las importaciones con las que poder vender a esos países terceros otros bienes industriales», subraya.

Relacionados  Ayudas para los agricultores de frutales y frutos de cáscara

Aguado afirma: «Ya quisiéramos tener los mismos problemas que los franceses. Aunque compartamos el mismo marco regulatorio, nuestro Gobierno, de tintes muy ideológicos, actúa de manera aún más radical en cuestiones agroambientales. En muchos cultivos no disponemos de soluciones eficaces para combatir las plagas y enfermedades».

El líder agrario valenciano denuncia que los agricultores valencianos están «continuamente» vendiendo sus productos por debajo de costos mientras «el Gobierno sigue sin hacer cumplir su ley de la cadena alimentaria y sin fijar los costos medios de producción para servir de referencia».

Además, destaca que «en Francia al menos tienen la bendición de que llueve a menudo y no precisan las infraestructuras que aquí necesitamos y nos niegan para almacenar y distribuir el agua para riego». «La Comunitat Valenciana es la región con más tierras agrarias abandonadas (173,000 hectáreas), con la edad agraria más alta (64.4 años de media) y con menor incorporación de jóvenes agricultores», añade.