Los cortes de tráfico en el primer tramo de Lidón, cercano a la basílica, se hará de forma alterna durante la retirada del pavimento

La medida evitará desde este lunes, 28 de febrero, la restricción total de la circulación hasta que concluya la construcción del paseo peatonal y el carril bici

Las obras de mejora de la avenida Lidón de Castellón avanzan con la retirada a partir de este lunes, 28 de febrero, de los bordillos y el pavimento en el tramo comprendido entre la rotonda de la ronda norte y la basílica. Los trabajos obligarán a la restricción del tráfico rodado en esta zona, aunque las limitaciones de circulación se aplicarán de forma alterna para garantizar el paso a transporte urbano y vehículos particulares.

En una primera fase quedará cortado el carril en dirección al templo desde la citada rotonda de la ronda norte y se habilitará el vial en sentido hacia el centro urbano. Una vez demolido el firme en esta mitad de la avenida, se actuará a la inversa, de manera que el tráfico rodado podrá pasar por el carril que va hacia la basílica. El acceso a la misma podrá realizarse en cualquier caso desde el Camí la Plana y el Caminás. La empresa adjudicataria señalizará la zona para informar a la ciudadanía de la habilitación de los itinerarios alternativos a partir de este lunes.

Una vez renovado el firme y construido el paseo central y el carril bici, el proyecto no contempla el paso de vehículos en esta parte de la avenida, salvo para el transporte público -línea de autobús con parada en el Hogar Verge de Lledó- y los coches autorizados. El resto de vehículos particulares podrán transitar hacia el Caminàs desde el Camí La Plana. También podrán utilizar esta entrada el alumnado y profesorado del colegio Lledó, que además disponen del vial anexo al río Seco para llegar al centro.

Está previsto que las obras en este tramo finalicen en junio. Los trabajos de demolición del pavimento durarán entre dos y tres semanas, según han informado desde la adjudicataria.

Las obras, que arrancaron a principios de este mes de febrero, han empezado en el tramo más próximo a la basílica, donde ya se ha procedido a la reposición de agua potable.

A finales de marzo las obras se trasladarán al trazado entre la rotonda de la ronda norte y la de Tombatossals, donde continuarán hasta agosto. En verano, y una vez haya concluido el curso escolar y aprovechando el periodo vacacional para minimizar la afección a vecinos, escolares y comercios, las obras se centrarán en el Tramo 1, entre Tombatossals y la plaza María Agustina.

El proyecto de mejora de la movilidad peatonal y ciclista de la avenida Lidón de Castelló transformará en un plazo de 11 meses este vial emblemático en un itinerario accesible, seguro y sostenible en el que convivan armónicamente peatones, bicicletas y vehículos a motor.

La actuación, de 3,3 millones de euros de inversión cofinanciada al 50% por los fondos europeos FEDER y el Consistorio, implica el desarrollo de un carril bici de 1,5 kilómetros entre la plaza María Agustina y la basílica de Lledó y consolidará un gran eje para viandantes y un nuevo espacio de encuentro, de ocio saludable e impulso comercial.