Los feriantes siguen “padeciendo” al Ayuntamiento

Se les prohíbe la entrada al recinto hasta el lunes cuando las atracciones deben estar en funcionamiento el viernes

El trato recibido por el gremio de feriantes, por parte del ayuntamiento, comienza a tomar tintes de “persecución”.

Un colectivo sin ayudas, que no trabaja desde hace casi dos años, donde los empresarios están en quiebra, algunos han perdido hasta sus viviendas, sigue siendo ninguneado por quienes afirmaron “no dejar a nadie atrás”.

Esta semana se les negó el enganche eléctrico a pesar de que los feriantes comunicaron al Ayuntamiento su voluntad de correr con los gastos de inspección de las cajas de toma de corriente y su reparación, si fuera necesaria, y con los emolumentos del perito que certificara su buen estado.

Al final solo han conseguido la autorización municipal utilizando grupos electrógenos industriales cuyo transporte, consumo de combustible y seguro minimizarán los posibles beneficios de una feria que llevan esperando como solución a su quiebra económica.

Hoy se han encontrado con el último, de momento, obstáculo puesto por el Ayuntamiento, les ha prohibido la entrada al recinto hasta el lunes, algo que en la práctica se trasladará al martes dada la celebración del mercado tradicional del comienzo de semana y sin ser atendidos por el concejal de turno, con el que infructuosamente han intentado comunicar, como un portavoz de los empresarios, que no ha querido identificarse por miedo a represalias, ha manifestado a este periódico.

Desde estas líneas solo se nos ocurre recomendar a los feriantes que lean con detenimiento la letra pequeña y que soliciten copia de la autorización, no sea que les pase como a los que pusieron en marcha la iniciativa Gastroktoberfest