Los vecinos de la Avenida de Lidón retoman las protestas

Toledo: “Los vecinos no van a dejar de mostrar a la alcaldesa Amparo Marco su rechazo a una reforma en la Avda de Lidón que nadie quiere y nadie ha pedido”

Los concejales del Partido Popular, Sergio Toledo y Vicente Guillamón han vuelto a mostrar su apoyo a los castellonenses que han vuelto a ocupar, un jueves más, la plaza Mayor para protestar con pitos y pancartas contra la reforma de la Avenida de Lidón, que supone un desembolso de 3,3 millones de euros, a pesar de que nadie lo ha pedido y cuenta con el rechazo mayoritario de la población.

Toledo ha manifestado que los vecinos no van a dejar de mostrar a la alcaldesa Amparo Marco su rechazo a una reforma en la Avda de Lidón que será peatonalizada restringiendo el paso a los vehículos, que nadie quiere y que no surge de ninguna demanda vecinal. “Con la vuelta al cole vuelven las protestas frente al despacho de la alcaldesa que sigue desoyendo a los vecinos. En lugar de destinar 3,3 millones de euros a una reforma innecesaria, porque así lo dicen los vecinos, ese dinero haría mucha más falta que llegara a otros barrios de Castellón donde siguen sin atenderse sus reivindicaciones”, añade.

Cabe recordar que la alcaldesa adjudicó el proyecto de peatonalización de la avenida de Lidón en el mes de julio, totalmente de espaldas a los vecinos. Una reforma que supone el cierre de otra arteria de acceso a la capital de la Plana, al tiempo que, tal y como está concebida, limita en exceso el paso de vehículos tanto longitudinalmente como de manera transversal, ya que se anularán los cruces actuales.

“Es un proyecto de ciudad que en lugar de beneficiar va a ocasionar múltiples problemas a los castellonenses, empezando por los comercios y servicios de la propia avenida que, irremediablemente, se van a ver afectados durante meses, mientras duren las obras sin saber si van a poder aguantar con la persiana abierta en plena pandemia. Pero también el comercio del centro se verá afectado al restringirse un acceso directo al casco histórico. La excusa de reducir CO2 en la Avenida de Lidón tampoco convence a quienes ya han comprobado que un mayor recorrido de los vehículos solo hará que contaminen más concentrándose las emisiones en calles mucho más estrechas que la Avenida de Lidón”, concluye Toledo.