Los vecinos del Distrito Centro trasladan su “malestar” por el cierre del consultorio de Constitución, la caída del comercio y la suciedad en las calles

La concejala del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón Susana Fabregat, representante junto con Marisa Ribes del PP en el Consejo Municipal de este distrito, ha lamentado la “falta de soluciones para un barrio que ve cómo, mes a mes, cierran más persianas y merman los servicios para unos vecinos que llevan mucho tiempo denunciando unas carencias que se han visto agravadas a raíz de la pandemia mientras el equipo de gobierno de Amparo Marco sigue mirando hacia otro lado”.

“Pedimos al equipo de gobierno que, en lugar de intentar acaparar portadas con sus promesas, dé una vuelta por el barrio, limpie las calles, repare los desperfectos y escuche las peticiones de unos vecinos que reclaman un mayor compromiso por parte de su ayuntamiento para atender necesidades tan importantes en plena pandemia como una atención sanitaria próxima y de calidad”, ha indicado Fabregat.

La concejala del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón Susana Fabregat se ha hecho eco del “malestar” de los vecinos que residen en la zona centro de la ciudad, debido al cierre definitivo del consultorio de Constitución, la acumulación de basura y suciedad en la vía pública o la caída que ha experimentado la actividad comercial en la zona, ante el cese de actividad de numerosos negocios debido a la crisis económica originada por la pandemia.

Fabregat, representante del PP -junto con la ex concejala Marisa Ribes- en el Consejo Municipal del Distrito Centro de Castellón, ha lamentado la “falta de soluciones para un barrio que ve cómo, mes a mes, cierran más persianas y merman los servicios para unos vecinos que llevan mucho tiempo denunciando unas carencias que se han visto agravadas debido al coronavirus mientras el equipo de gobierno de Amparo Marco sigue mirando hacia otro lado”.

En el caso concreto del cierre del ambulatorio, Fabregat ha apuntado que “mientras el equipo de gobierno decidió dejar en el tintero la iniciativa que presentamos desde el PP para revertir su cierre, los vecinos han empezado a recoger firmas para defender la pervivencia de un servicio básico para el barrio, donde residen muchas personas mayores que ahora se ven obligadas a desplazarse lejos de sus domicilios y a guardar colas interminables para, en plena segunda ola de la pandemia, recibir la atención médica que necesitan en muchos casos casi a diario”.

Por otro lado, la concejala del Grupo Municipal Popular ha aludido también a problemáticas como “la notable reducción que, a raíz de las obras del carril bici, han experimentado las plazas de aparcamiento en la vía pública en estos barrios, donde precisamente existe muy poca oferta de parkings debido a que se trata en su mayor parte de fincas antiguas”, Problemática a la que se suman los embotellamientos de tráfico o la acumulación de residuos y suciedad en determinadas calles y plazas.

“Pedimos al equipo de gobierno que, en lugar de intentar acaparar portadas con sus promesas, dé una vuelta por el barrio, limpie las calles, repare los desperfectos y escuche las peticiones de unos vecinos que reclaman un mayor compromiso por parte de su ayuntamiento para atender necesidades tan importantes en plena pandemia como una atención sanitaria próxima y de calidad”, ha indicado Fabregat.

Entre otras incógnitas, la edil del PP también ha traslado las “dudas” de los vecinos en torno a la remodelación integral del CEIP Herrero, ya que la fecha prevista para iniciar las obras “sigue siendo una incógnita”. “Se trata de una actuación que, dada su envergadura, no solo obligará a trasladar al alumnado, sino que también conllevará el cierre a la circulación de vías como la calle Moyano o la propia calle Herrero, que son dos de los principales puntos de acceso a la zona centro de la ciudad, por lo que sería fundamental planificar esta actuación, que tampoco sabemos si está previsto llevar a cabo con el curso escolar ya comenzado, con el fin de minimizar las molestias”, ha subrayado Fabregat.

Por ello, ha pedido al equipo de gobierno que “tenga especial sensibilidad con las necesidades de los barrios de Castellón, escuche a los vecinos y ponga las medidas que estén en su mano para resolver cuanto antes una situación que está dejando el casco urbano sin servicios, sin comercios y repleto de suciedad”.

Deja un comentario