Madre e hijo detenidos por secuestro y tortura mortal de un joven en Alicante

Madre e hijo detenidos por secuestro y tortura mortal de un joven en Alicante

La Policía Nacional ha arrestado a una mujer de 81 años y a su hijo de 40 como presuntos responsables del homicidio de un joven de 18 años al que habrían secuestrado y sometido a torturas durante un periodo de 15 horas.

 

La víctima, en estado crítico, lamentablemente falleció 24 horas después de ser ingresada en el hospital, según ha informado la Jefatura en un comunicado oficial.

Este trágico incidente tuvo lugar el pasado 7 de septiembre y la investigación, que se completó en tan solo dos días, fue llevada a cabo de manera conjunta por el Grupo de Homicidios de la UDEV y el Grupo Primero de Crimen Organizado, ambos adscritos a la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante. Además, se contó con la colaboración de los Grupos Operativos de Respuesta de la Comisaría de Alicante Centro y de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Alicante.

La Policía Nacional inició dos investigaciones paralelas con los mismos implicados el mismo día del suceso. Por un lado, recibieron una comunicación por parte del consulado de Argelia en la que se mencionaba un posible secuestro de un ciudadano argelino residente en la ciudad de Alicante. La información llegó al Consulado Argelino a través de familiares del presunto afectado que residían en el extranjero. Estos familiares habían recibido vídeos y fotografías a través de una red social en las que se mostraba a su pariente en condiciones lamentables, utilizándolo como herramienta de presión para exigir un rescate de 30.000 euros. En las imágenes, la víctima estaba tumbada boca arriba, con la cara cubierta con una mopa, sangrando y con evidentes signos de maltrato físico.

Los investigadores de la Policía Judicial comenzaron a rastrear con el objetivo de localizar la posible ubicación de la víctima para verificar su estado y confirmar la autenticidad de los hechos, ya que en la comunicación inicial no se proporcionaba información sobre su domicilio.

Simultáneamente, más tarde en la tarde del mismo día, una patrulla policial fue enviada a una residencia donde el personal de atención médica de SAMUR estaba tratando a un hombre que sangraba profusamente y presentaba múltiples cortes en todo el cuerpo, presumiblemente infligidos por una tercera persona.

Cuando los agentes llegaron al lugar y observaron la escena, sospecharon la posible comisión de un acto delictivo de extrema violencia. En el suelo, boca arriba, yacía un hombre inconsciente y gravemente herido, con cortes y contusiones visibles en todo su cuerpo, mientras recibía atención médica.

Junto a la víctima se encontraban dos personas, una mujer y su hijo, quienes afirmaron ser conocidos del herido y que lo habían encontrado en ese estado, por lo que llamaron a los servicios médicos.

De acuerdo con las primeras declaraciones proporcionadas por el hombre presente en el lugar, este relató que él y su madre estaban de vacaciones en Alicante, alojados en otra vivienda. Respecto a los eventos, explicó,

Su amigo, la víctima, junto con otros cinco individuos, le habían robado dinero y otras pertenencias el día anterior. Después de reclamar lo robado, su amigo lo contactó por teléfono la madrugada del día de los incidentes para devolverle sus pertenencias.

Sin embargo, continuó narrando que su amigo se encontraba en ese lugar con otros dos hombres desconocidos para él y no logró recuperar sus pertenencias. Finalmente, su amigo se retiró del lugar, dejando a la víctima con esos dos hombres. Incluso proporcionó información sobre la identidad de uno de los individuos a los que señalaba como posibles responsables de los hechos. Por último, explicó que más tarde, junto a su madre, llegaron a la residencia y encontraron al amigo tendido en el suelo, herido, lo que motivó su llamada a los servicios médicos.

CONEXIÓN ENTRE LAS DOS INVESTIGACIONES

Mientras los agentes recopilaban información y se encontraban en las instalaciones de la Policía Judicial, dos amigos de la víctima, sin tener conocimiento de su estado, se presentaron en la comisaría para informar a la Policía que habían visto fotos en el perfil de un amigo suyo en una red social. Estas imágenes mostraban a su amigo desnudo y con una fregona en la cara, tendido en el suelo de su apartamento. Esto los hizo sospechar que su amigo estaba siendo víctima de un secuestro y señalaron a su compañero de piso, un hombre cuya descripción física coincidía con el individuo que se encontraba en la vivienda junto a la víctima.

Relacionados  Detenidos en Tarragona por asesinar al padrastro en Elche

Fue así como se cruzaron las investigaciones que los dos grupos de la Policía Judicial habían iniciado, y se estableció una conexión entre ambos incidentes, lo que llevó a la detención del sospechoso. Varias unidades policiales se dirigieron al lugar y llegaron justo en el momento en que la madre del sospechoso estaba limpiando la sangre del suelo del apartamento con una fregona, aparentemente con la intención de eliminar cualquier evidencia que pudiera incriminarla a ella y a su hijo, quien no estaba presente en ese momento.

Debido a estos hechos y a otros indicios que tenían los investigadores, se procedió a la detención de la mujer y su posterior traslado a la comisaría. En ese momento, se inició la búsqueda de su hijo, quien fue localizado y detenido aproximadamente una hora después.

Con el tiempo, se obtuvieron pruebas sólidas que respaldaron la secuencia de los acontecimientos y confirmaron toda la información que hasta ese momento habían manejado los investigadores de la Policía Judicial.

El desenlace trágico se comunicó desde el hospital a la Brigada de Policía Judicial al día siguiente del ingreso de la víctima. Aproximadamente veinticuatro horas después de su ingreso hospitalario, la víctima lamentablemente falleció en el hospital debido a las graves lesiones en la cabeza causadas por un fuerte traumatismo con un objeto contundente. Esta lesión resultó en una hemorragia cerebral y un edema, finalmente conduciendo a un fallo multiorgánico que causó la muerte de la víctima.

LA HIPÓTESIS SOBRE LA CRONOLOGÍA DEL SUCESO

Todos estos indicios, junto con las declaraciones de testigos clave para la conclusión de la investigación, permitieron a los agentes de la Policía Judicial desarrollar una hipótesis concreta sobre cómo se podrían haber desarrollado los eventos.

Al parecer, la víctima y el detenido habían estado discutiendo durante dos días sobre un posible robo que la víctima habría cometido contra el detenido, implicando dinero, documentos y las llaves de la vivienda en la que vivía con su madre, que aparentemente era diferente al lugar del crimen. Testigos presenciaron cómo en una ocasión, el detenido confrontó de manera violenta a la víctima exigiendo la devolución de sus pertenencias, aunque la víctima parecía no darle mucha importancia al incidente.

La madrugada de los hechos, el detenido llegó a la residencia de la víctima insistiendo en recuperar sus posesiones, y es posible que en ese momento se haya producido una disputa que resultó en las heridas graves de la víctima y su posterior deterioro de salud, posiblemente debido al golpe en la cabeza que finalmente le causó la muerte un día después.

Desde ese momento y durante las siguientes 15 horas, el detenido, presumiblemente con la ayuda de su madre, habría sometido a la víctima a un prolongado sufrimiento innecesario. Finalmente, tanto la madre como el hijo, al parecer al percatarse de que la víctima no respondía y estaba inconsciente, intentaron encubrir los hechos llamando a los servicios médicos y simulando que habían encontrado a la víctima en ese estado.

Ambos detenidos, de nacionalidad argelina, fueron presentados ante el Juzgado de Instrucción de guardia de Alicante y se les imputaron los delitos de asesinato, secuestro y delito contra la intimidad. El hombre fue enviado inmediatamente a prisión preventiva, mientras que la mujer fue puesta en libertad después de comparecer ante el juzgado.