Mantenimiento de vías urbanas y caminos rurales con ‘respuesta rápida’ en Vila-real

La red de caminos rurales de Vila-real abarca una extensión de 150 kilómetros, además de las 400 calles en el núcleo urbano.

 

El Ayuntamiento de Vila-real (Castellón) ha suscrito un nuevo acuerdo para el mantenimiento y conservación de las carreteras y caminos rurales en su territorio. Este contrato ha sido otorgado a la empresa Becsa e incluye tanto tareas regulares de mantenimiento como un servicio de respuesta rápida ante situaciones urgentes, con el fin de asegurar un óptimo estado del asfalto en las calles, carreteras y caminos de la ciudad.

El concejal de Servicios Públicos, Xus Madrigal, resalta la relevancia de este contrato, que se alinea con la estrategia de priorizar los servicios municipales anunciada por el alcalde, José Benlloch.

En un momento económico complicado, a pesar de la oposición a solicitar un préstamo para afrontar las sentencias relacionadas con el urbanismo del PP, que también afectan a otras áreas y planes de gestión municipal, este contrato, previamente incluido en el presupuesto municipal, garantiza un servicio esencial como el mantenimiento del pavimento de las calles y caminos.

Enfatiza el concejal. «Una ciudad como Vila-real, con una intensa actividad en los sectores de servicios, industria y agricultura, que implica una movilidad constante en nuestras vías y caminos, requiere un mantenimiento eficaz«, subraya Madrigal, quien destaca que la red de caminos rurales de Vila-real abarca una extensión de 150 kilómetros, además de las 400 calles en el núcleo urbano.

Mediante este contrato, buscamos proporcionar todos los recursos necesarios para un servicio que asegure el mejor estado posible del pavimento, garantizando una movilidad segura para los vehículos.

Explica. Además, señala que durante el último año, el contrato de mantenimiento permitió asfaltar más de 11,000 metros cuadrados en vías urbanas.

El contrato ha sido otorgado a la empresa Becsa con una duración inicial de dos años, con la posibilidad de prorrogarse por dos años adicionales. Este contrato incluye, entre otros aspectos, la prestación de un servicio de respuesta rápida para atender notificaciones de anomalías, daños e incidencias realizadas por los Servicios Públicos del Ayuntamiento de Vila-real, con un plazo máximo de 48 horas a partir del momento del aviso. Además, se establece que las llamadas de emergencia realizadas por los Servicios Públicos se atiendan las 24 horas del día, los 365 días del año, con el propósito de actuar con la máxima celeridad en situaciones de riesgo para la seguridad vial o las personas, o para prevenir el deterioro de los elementos contemplados en el contrato.

El costo total del contrato asciende a 1,001,920 euros, IVA incluido, para un período de dos años, lo que representa una inversión anual de medio millón de euros.