Moliner dejará una Diputación con deuda cero y el más inversor de sus presupuestos al servicio de la provincia de Castellón

La eficiencia en la gestión aplicada por el presidente conlleva una inversión histórica para mejorar los 135 municipios de la provincia
  • Hemos cumplido con nuestro compromiso de hacer que todos los recursos de la Diputación se dirijan a mejorar nuestros pueblos”

El presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, concluirá la legislatura haciendo realidad su compromiso de dejar a cero la deuda de la institución con los bancos por primera vez en su historia y con el más inversor de sus presupuestos. Dos variables que amplían el margen del Gobierno Provincial al máximo para mejorar los servicios a los pueblos y la calidad de vida a todos los castellonenses, continuando con su labor estratégica de potenciar la igualdad de oportunidades en todo el territorio provincial y trabajando por revertir la situación de despoblación que amenaza a buena parte del interior de la provincia. Y es que la eficiencia en la gestión aplicada por el presidente Moliner conlleva una inversión histórica para mejorar los 135 municipios de la provincia.

“Hemos cumplido con hacer realidad que todos los recursos de la Diputación se dirijan a mejorar nuestros pueblos”, ha asegurado el presidente, quien ha recordado que “asumimos el compromiso de intentar dejar a cero la de deuda que la Diputación siempre ha tenido y que suponían sin duda un lastre a la hora de planificar inversiones, y es una satisfacción ver el compromiso cumplido de deuda cero, y permitir con eso que todo el dinero pueda destinarse a inversiones, a mejorar los municipios y los servicios que ofrecemos, a generar oportunidades para las personas, y dar alegría, ilusión y orgullo a la gente de la provincia de Castellón”.

Con ello, el Gobierno Provincial del Partido Popular cumplió antes de tiempo con el compromiso que había asumido para finalizar la legislatura de dejar a cero la deuda con los bancos, a la vez que no ha solicitado ni un solo préstamo a los bancos para multiplicar la capacidad de inversión de la Diputación.

El presupuesto más inversor

El presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, consolida su modelo de eficiencia en la gestión con un presupuesto que triplicará las inversiones de la provincia en este 2019. Unas cuentas de la Diputación que ascienden a 143 millones de euros, y pasan de 17 a casi 55 millones de inversión en apenas siete años, con la mayor capacidad inversora de la historia de la Diputación.

“Hemos pasado de destinar a inversiones directas un 14% del presupuesto a un 38%. Un presupuesto en el que por primera vez aumentan más las inversiones que el propio presupuesto, ya que aumenta presupuesto 8 millones y las inversiones 8,68 millones”, ha recordado el diputado.

Diputación útil para una provincia protagonista

La Diputación inicia ejercicio con un presupuesto centrado en la eficiencia en la gestión, la disminución del peso de la administración para dárselo a nuestros pueblos y aumentar la capacidad inversora de la Diputación. El objetivo es, desde la Gobernanza, ser más útiles a los castellonenses en forma de más y mejores servicios, nuevas infraestructuras y multiplicando oportunidades, y hoy ya tenemos vigentes las cuentas con la satisfacción del objetivo cumplido”.

Y es que la excelente salud financiera de la Diputación permite que se financie íntegramente con recursos propios, y con ello también que pudiera adelantar a principios de año la recaudación de impuestos de todo el ejercicio a los ayuntamientos con recursos propios para que pudieran afrontar el 2019 pagando a todos los proveedores y mejorando los servicios a sus vecinos.

Deja un comentario