No lo entiendo

Cada día que pasa entiendo menos a nuestra alcaldesa, Susana Marqués. Por una parte nos dice: «Conocemos todas sus reivindicaciones, en referencia a la Asociación de Vecinos de Benicasim Sur, ya que nos hemos reunido con esta asociación y no es la primera vez que hablamos». Si conoce esta problemática ¿Por qué no ha puesto en marcha toda la maquinaria de que dispone el ayuntamiento para solucionar sus reivindicaciones?

 A la vista de la manifestación de sus vecinos, en la que participé junto al  edil José Carlos García, sus demandas  duermen en el cajón de su despacho, ya que ninguna de ellas se ha concedido desde el equipo de gobierno del ayuntamiento.

No me sirve que usted diga: «Ya presentamos una moción antes de las elecciones para reivindicar a la Generalidad la apertura del ambulatorio Atlanta –que se cerró este verano– para que abra todo el año». Porque su obligación era tener asegurado el servicio sanitario de los ambulatorios estivales dos o tres meses antes de la apertura de los mismos.

Usted, señora alcaldesa, no estuvo a las altura de su responsabilidad al afirmar que el ambulatorio Atlanta no se abría por qué no lo solicitó ningún facultativo, ya que la diferencia entre el salario de médico menos el alquiler de un apartamento no le compensaba. Esta respuesta solo la pueden dar los mediocres. ¿Se va a gastar un pastón en los talleres de defensa personal de las féminas y no puede dar una ayuda para que la mencionada diferencia sea positiva y pueda subsanarse?

Los manifestantes del sábado compartían el grito de  “no queremos ser ciudadanos de segunda”, y tienen toda la razón.  Pagando los mismos impuestos que el resto de vecinos tienen menos servicios.

Pero la indignación no terminó con la manifestación ya que falta estallar el “boletó” de la traca que encendió felicitando a uno de los gestores del Rototom en su muro de Facebook por el éxito y la repercusión del festival. Y al mismo tiempo anuncia que «se va a trabajar en el estudio del sistema más adecuado para evitar el ruido del recinto de festivales, ya que en breve será de titularidad municipal». Esto es una tomadura de pelo. Por una parte, dice conocer la contaminación acústica que los vecinos sufren y la petición de colocar paneles amortiguadores del ruido, y de otra, dice que se va a poner a estudiar la mejor solución a la contaminación acústica. Los cajones de su mesa serán como el camarote de los hermanos Marx.

Sus razones son efímeras y se mantienen con alfileres porque las peticiones de los vecinos no están en su horizonte. Le pido que ponga en marcha todos los recursos municipales para dar solución a las demandas de los vecinos de la zona Sur de Bemicasim.

Deja un comentario