Operativo especial en Burriana para la Noche de San Juan

Un dispositivo policial concreto velará por el tráfico y la seguridad para la tarde-noche del jueves veintitrés de junio. Los restos que se produzcan habrán de ser recogidos por las personas que los hayan generado.

 

La alcaldesa de Borriana, Maria Josep Safont, ha hecho un llamamiento a la “responsabilidad, prudencia, cautela y precaución” en la celebración de la Noche de Sant Joan de mañana jueves veintitrés de junio, instando al “respeto de las reglas de convivencia” para eludir que se generen “situaciones no deseadas”, y ha recomendado “precaución” por el hecho de que “los contagios de la covid-19 siguen avanzando”.

Este año, tras un par de años sin poder acceder a las playas, el Municipio de Burriana permite el encendido masivo de hogueras en sus playas en la noche de San Joan, del veintitrés al veinticuatro de junio, y autoriza la entrada a la playa y la permanencia en ellas.

Safont ha indicado que se va a poder hacer fuego, bañarse y asimismo se permite la ocupación del Paseo Marítimo con mesas, sillas o cualquier clase de enseres, y si bien ha manifestado su deseo de que la ciudadanía de Burriana “disfrute de una mágica y festiva noche”, ha recomendado “sensatez y comportamiento responsable”, y ha hecho un llamamiento “al respeto y a cumplir con la ordenanza municipal”.

La alcaldesa  ha señalado,

La Policía Local de Borriana ha desarrollado un dispositivo especial de tráfico y seguridad para la tarde-noche del jueves, día veintitrés de junio, con motivo de la celebración de la tradicional Nit de Sant Joan. El objetivo de este operativo es asegurar la movilidad y fluidez del tráfico en las horas punta de acceso a la zona marítima.

Así, efectivos de la Policía Local de Borriana efectuarán regulaciones de tráfico en puntos estratégicos para asegurar dicha movilidad y fluidez en el tráfico y lo van a hacer tanto en las horas de llegada, a media tarde, desde las diecinueve horas, como en la madrugada. Los viales más esenciales de acceso a la zona marítima como la carretera del Port, camí del Grau y avenida Mediterrània van a contar con agentes para la regulación del tráfico.

En paralelo, el paseo Marítimo y exactamente la misma playa va a contar con efectivos policiales que efectuarán funciones de vigilancia y prevención de la seguridad, como velar por el cumplimiento del decreto de la Alcaldía concreto sobre reglas de uso y disfrute de las playas a lo largo de la Nit de Sant Joan.

Para hacer crear dicho operativo se prevé un refuerzo policial del servicio ordinario, contando el turno de la noche con diecisiete efectivos. Además de esto, a lo largo de la noche se activará el servicio de prevención de policía de playa, que va a contar con un vehículo biplaza tipo buggy para acceder con mayor velocidad a la zona de arena, como la Unidad de Vigilancia y Prevención Aérea (UVIPA) que desplegará drones en la zona de playa para la detección de conductas prohibidas por el decreto ya antes referido.

Asimismo va a estar operativa la Unidad de Atestados para la práctica de controles de alcoholemia y drogas en la conducción, y la Unidad de Seguridad y Contestación a las Emergencias.

La Policía Local ha subrayado,

Va a estar prohibido el botellón, tanto en la zona de playas como en el Paseo Marítimo, así como el acceso a las playas con envases de vidrio, el uso de bombonas de gas y/o líquidos inflamables, y cocinar en la playa.

La alcaldesa ha hecho hincapié en el respeto al mobiliario urbano instalado en las playas y ha recordado que las pasarelas, sillas de vigilancia, papeleras, etc. “son precisas para asegurar la integridad y comodidad de las personas usuarias de la playa”.

Reglas de las fogatas

El decreto de alcaldía para la Nit de Sant Joan recuerda ciertas prohibiciones contempladas en la Ordenanza Municipal de Uso y Disfrute de las Playas de Borriana como la prohibición de efectuar fogatas en los espacios naturales protegidos del ayuntamiento, o la prohibición de emplear materiales como neumáticos, goma espuma, plásticos, sprays o cualquier otro género de resto inflamable, explosivo o la combustión de cualquier otra que pueda comportar la emisión de humos o gases, contaminantes o molestos, para hacer fuego o fogatas.

Tampoco que produzcan restos o contengan elementos peligrosos para los bañistas como tachas, clavos, grapas, chapas y objetos metálicos (como por ejemplo palets, muebles, sillas…) o que puedan desprenderse de la fogata
con el viento y generar un incendio.

Con carácter general se tendrá presente que los materiales amontonados para la realización de la fogata no van a poder exceder la altura de 1’5 metros ni ocupar una superficie cuadrada superior a uno con cinco metros y la distancia entre una fogata o fuego y otra va a ser por lo menos de cuatro metros.

La quema de las fogatas va a ser controlada y supervisada en todo instante por una persona adulta, y los organizadores de la fogata van a deber designar una persona responsable encargada de la vigilancia y cumplimiento de las reglas, que debe eludir en todo instante que los menores puedan quedarse solos en la fogata. El responsable, además de esto, va a deber identificarse a requerimiento de la Policía Local, la que va a poder ordenar la extinción de la fogata si su mantenimiento resulta peligroso.

Del mismo modo, los restos que se produzcan habrán de ser recogidos por las personas que los hayan generado, asegurándose que el sitio queda limpio y sin restos que puedan generar daños a bañistas y al medioambiente.