Orwell: Un visionario (VI)

Seguimos con el repaso actualizado a la novela 1984 del británico George Orwell. En esta ocasión vamos a adentrarnos, como ya dijimos en el artículo anterior, en el Ministerio de la Verdad; sin ninguna duda, el más perverso y liberticida de los cuatro que componían el Gobierno del país que figura en el libro.

            Veamos las funciones que eran competencia de dicho Gabinete. La principal era manipular o destruir los documentos históricos de todo tipo (fotografías, libros, periódicos) con el fin  de que todo lo ocurrido en el pasado fuera, letra a letra y palabra a palabra, coincidente con el discurso oficial de la historia que dictamina el Estado.

            ¿Les suena de algo?, ¿Les resulta familiar? Efectivamente, en España no es que hayamos imitado la novela de Orwell, es que la hemos superado, ¡¡faltaría más!! No es que la Verdad la manipule un solo Ministerio, es que la Mentira se ha establecido como norma de actuación de todo el Gabinete Ministerial.

            Cómo estamos acostumbrados a ver, desde el Mentiroso Presidente, hasta el último de los miles de enchufados paniaguados, la falsedad es el pan nuestro de cada día. Han conseguido algo que parecía imposible: que nadie se crea ya nada de lo que dicen.

            Para disimular y camuflar sus actividades, en vez de montar un Ministerio con nombre propio, distribuyen las mentiras, de manera sibilina, entre todos los gabinetes. Además cuentan con la inestimable colaboración de la Triple M (Medios de Manipulación de Masas), antiguamente llamados Medios de Comunicación.

Entre los miles de mentiras esparcidas como chirimiri, destacan sobre todas, aquellas vertidas sobre la Historia y su correspondiente manipulación, con el objeto de “crear” una Ficción que consiga que sus patrañas se conviertan en dogma de fe.

            Para ello se basan en seguir, al pie de la letra, la frase de Orwell que ilustra este artículo: «Quien controla el presente controla el pasado y quien controla el pasado controlará el futuro». De ese paradigma han surgido leyes como la de Memoria Histórica, que dio paso a la de Memoria Democrática y, que, y no lo pierdan de vista, continuará con la de Memoria Sostenible, la de Memoria Trans, la de Memoria Inclusiva, la de Memoria Vegana y la Memoria Agenda 2030. Todo es posible.

            Todo eso se ha conseguido gracias a la inestimable colaboración de los partidos que, hasta ahora, se enmarcaban en el espectro de la derecha en España, desde la UCD hasta el PP, pasando por las distintas siglas que han usado. Renunciaron a plantar cara a la prostitución de la Historia propuesta por el PSOE y sus socios comunistas, terroristas y golpistas.

Recordemos que, estando con mayoría absoluta, las huestes de Mariano Rajoy (aquel que abandonó el Congreso de los Diputados para refugiarse en el restaurante Arahy cuando se debatía el futuro de España, para comer y degustar unas bebidas espirituosas) fueron incapaces de derogar ni una sola Ley de las impulsadas por el cómplice de Maduro, el liberticida Zapatero, y entregó, en bandeja de plata, la Historia de España a los hispanófobos.

            Por casualidad, en las fotos que ilustraban todos los actos del PP, se podía encontrar a un sonriente y feliz Pablo Casado, siempre al lado de Mariano el del Bar. Ahora, siguiendo la estela de la Mentira como norma de vida, abomina de su antiguo Jefe y lo deja más vendido que Judas a Jesucristo. ¡¡Madera de Pepero!!.

            Hace bien el traidor Casado en marcar distancias con Santiago Abascal. El líder de VOX, nunca ha traicionado a nadie, ni ha dejado tirados a los suyos y se ha enfrentado, y lo sigue haciendo, con valentía ante cualquier enemigo de España, como se ha visto durante estos días en la campaña electoral regional de Cataluña.

            El palentino, al que le quedan dos telediarios para ser considerado Jefe de la Oposición (otro chollo político) ha demostrado estar, al igual que su antecesor en el cargo, abducido por vivir de la Mentira.

            Pero volviendo al Ministerio de la Verdad, estamos inmersos en un mundo donde todo lo que se dice y comenta, por parte de los medios oficiales, tiene un significado totalmente opuesto a lo que significa. Tenemos, como ejemplo a todas y cada una de las intervenciones de Tetrabrik Don Simón ha ido soltando en los últimos tiempos. Todo Mentira.

            Los insultos e intentos de agresiones a los candidatos de VOX, se han transformado en provocaciones y agresiones fascistas, Los datos de los muertos producidos por la covid, son falsos. Los que gritan y acusan de fascistas a los miembros y simpatizantes del partido patriota, son ellos mismos los auténticos fascistas más retrógrados. Las normas pro-igualdad que propone Irene Montera, significan el mayor grado de desigualdad en toda Europa. Y así podríamos seguir días y días, ya que estamos rodeados de una amalgama de mentirosos y traidores.

            No hay ni un solo Ministro de este Desgobierno que sea capaz de decir una sola verdad. Todos se basan en engañar, de la manera más torticera posible a los españoles. Lo hacen todos los días. Recuerden si no, aquella frase del Falso Doctor: “No podría dormir si pactara con Podemos”. Una de dos, o se toma cantidades ingentes de Valium  o Dormidina, o es más falso que las declaraciones de los separatistas vascos o catalanes.

            Ninguno de ellos puede mantener, con datos fehacientes ninguna de las declaraciones pomposas que hacen cada día. Claro, si todas las mentiras que sueltan fueran por la incultura desmedida que tienen se podría intentar entender. Pero, no es éste el caso, todas las falacias obedecen a un objetivo claro, dominar el futuro reescribiendo la Historia. Para ello, tienen que cambiar todo lo sucedido en los últimos 2020 años.

            Esta nueva versión de la Historia que pretenden imponer, lleva, sin remedio, a la destrucción de España y de los valores que ha representado durante siglos y siglos. Ya lo dijo Alfonso Guerra en las elecciones de 1982 “A España no la va a conocer ni la madre que la parió”. Ésta puede ser una de las pocas frases pronunciada por un socialista y que era verdad.

            Lo que nos lleva a la conclusión final de que todas las barbaridades que protagonizan los comunistas de Podemos, no podrían ser posibles sin el beneplácito de Pedro Picapiedra, asesorado y dirigido por Rasputín Redondo, avatar de Chucky el famoso Muñeco Diabólico.

            Nos queda la esperanza de sacar a España de la ruina económica, social y de valores y sólo VOX tiene la valentía y la honradez de poder hacerlo. Su primera misión, entre la tarea titánica que tendrá por delante, será preservar la Historia de nuestro país, como medida para no manipular el futuro.

            En el próximo artículo hablaremos del Ministerio de la Paz.

¡¡VIVA ESPAÑA!!

Luis Andrés Cisneros

2 comentarios en “Orwell: Un visionario (VI)”

Deja un comentario