Orwell: Un visionario (V)

En su descripción del asfixiante y represivo régimen que gobernaba, cual globalismo actual, los designios de los habitantes del pueblo que dibujó Orwell en su novela 1984, sólo se equivocó en el número de Ministerios que lo conformaban comparados con los que tenemos que soportar hoy en día.

            Si en su ficción, sólo existían cuatro Ministerios, el Frente Popular socio-comunista dirigido por los apóstoles Pedro y Pablo, henchidos de codicia y avaricia, han llegado a superar la veintena de carteras ministeriales, que se han convertido en una manera de expolio a los españoles.

            Hoy nos vamos a centrar en el primero de los Ministerios del gobierno de la novela 1984, más concretamente en el denominado Ministerio del Amor que, cómo su nombre indica, se dedicaba a todo lo contrario al amor. Era el encargado de promover la servidumbre. También se ocupaba de administrar los castigos, la tortura y de reeducar a los miembros del Partido inculcando un amor férreo por el Gran Hermano y las ideologías del Partido.

            Para representar al Ministerio que nos ocupa hoy, los socio-comunistas actuales han creado distintos gabinetes; Interior (con el hamburguesero de Chueca), Educación (con el Avatar de la Doctora Kira), Igualdad (con la Cajera-Marquesa) y otros apéndices en varios más.

            Entre todos ellos, el odio que inoculan en la población es inversamente proporcional al coeficiente intelectual de sus cerebros. No tenemos más que ver, para no irnos muy atrás, las escenas violentas y de auténticos descerebrados, incapaces de cualquier atisbo de racionalidad humana, que hemos podido presenciar en las calles de ciudades y pueblos catalanes.

            Las actitudes despreciables y psicóticas de los que protagonizaban esos actos vandálicos y criminales, no es flor de un día, ni es por generación espontánea; son muchos los años de adoctrinamiento y lavado de cerebro que soportan, impulsado desde la misma escuela y desde edades tempranas. Se ha inoculado la hispanofobia y el odio a todo lo que está en contra del movimiento globalista. como VOX, como la única forma de vida.

            Y hay culpables de esta deriva, que no se puede saber dónde ni cómo acabará y son, ni más ni menos, que los partidos que han gobernado en España desde la muerte del General Franco, empezando por la UCD y siguiendo con PP y PSOE, que se entregaron en los brazos de los enemigos de España desde el primer momento, regalándoles todo lo que nuestros hijos podían estudiar y dándoles gasolina para sus deseos incendiarios.

            Mientras tanto, el pirómano de Chueca disfruta viendo cómo se incendian las calles de nuestro país y se agrede a ciudadanos, bien por ser de VOX o por ser españoles. Pero, lo más denigrante es que unos individuos disfrazados de fuerzas de seguridad estén impávidos ante esos sucesos y acaten unas órdenes delictivas de parte de sus superiores.

            Es similar al ver a unos bomberos en un incendio y que reciban instrucciones, por parte de sus mandos, de no sofocar las llamas y los apagafuegos se quedaran mirando el fuego con total tranquilidad. A este estado de cosas nos han llevado las autonomías, que no dejan de ser una agencia de colocación para amiguetes o una forma encubierta de compra de votos para seguir en el mamoneo.

            No tenemos nada más que fijarnos en la niñera de la Cajera Marquesa, que ha sido aupada a un cargo de salario mensual de 50000€. Probablemente sea la niñera mejor pagada del mundo y, además, con los impuestos de todos los españoles.

            Una de las normas del comunismo ha sido la tergiversación del lenguaje, aspecto en el que son auténticos maestros. Vean sólo el nombre del Ministerio de Igualdad, que es lo más parecido a la prevaricación y desigualdad entre las personas. Desde los despachos de la Cajera se promueve, sin descanso, el odio a los hombres, a la familia y a la propia biología, negando el sexo biológico de las personas. ¿No es esto un “negacionismo”?

            Recientemente, la Diputación de Huesca, ha convocado unas plazas de administrativos y ha reservado uno de los diez puestos a concurso para que sea cubierto por una persona trans. ¡¡Viva la Igualdad!! En vista de que la pareja de la susodicha lleva coleta y barba, estamos a punto de asistir a una oposición con plazas reservadas para personas con coleta recogida en un moño y con barba.

            Pero todo arranca desde la escuela primaria o, incluso desde la preescolar. Allí es donde se fragua el odio y la subversión, que son las “virtudes” que adornan a los pensadores de nuestros ministerios y gran mayoría de los distintos parlamentos. No hay más que ver las intervenciones de algunos que cobran un sueldo por apenas saber leer y escribir.

            No podemos olvidar que, sin ningún género de dudas, todo esto es posible gracias a las Autonomías. Se ha demostrado que el Estado autonómico ha fracasado rotundamente, y que está empujando a los españoles a un abismo abisal y a una situación de difícil solución.

            Por todo lo anteriormente expuesto, cuando escuchen ustedes a cualquier miembro de este gobierno o de cualquier gobierno regional o medio de comunicación corrupto, acusar de odio a VOX pueden deducir       que esta gente sí ama a España y a las personas y que lo único que persiguen es la libertad, el respeto y una vida de respeto a los derechos de todos los españoles.

En resumen, cuando oigan la palabra “amor” saliendo de los labios de algún socio-comunista, prepárese para lo peor, significa todo lo contrario. Si mañana se creara en España, el Ministerio del Amor, con toda probabilidad pondrían al frente del mismo a un hombre de Paz: Arnaldo Otegui.

En el próximo artículo analizaremos el Ministerio de la Verdad

 

 

¡¡VIVA ESPAÑA!!

Luis Andrés Cisneros

 

1 comentario en “Orwell: Un visionario (V)”

Deja un comentario