Orwell: Un visionario (IV)

Seguimos repasando los paralelismos que encontramos entre la novela de George Orwell y las actitudes de los políticos que son los encargados de dirigir y dominar a nuestra sociedad y podemos ver que el parecido es realmente asombroso.             En la cima del poder, lo que se denomina El Gran Hermano, el escritor británico situaba...

Seguimos repasando los paralelismos que encontramos entre la novela de George Orwell y las actitudes de los políticos que son los encargados de dirigir y dominar a nuestra sociedad y podemos ver que el parecido es realmente asombroso.

            En la cima del poder, lo que se denomina El Gran Hermano, el escritor británico situaba a un solo hombre todopoderoso pero, en el momento actual, encontramos instalados en la cumbre a George Soros, junto con un minúsculo grupo de dominadores globalistas entre los que encontramos a los gigantes de los fondos de inversión mundiales como Black Rock, Vanguard Group y State Streer Global.

            A continuación se encuentra la que se denomina Partido Interior, que comprende un 2% de la población, y en el cual se encuentran algunos de los dirigentes de los países más importantes, los directivos de grandes empresas y bancos, así como de medios de comunicación, grandes farmacéuticas y los gurús de las tecnológicas y medios de comunicación.

            Siguen, a continuación, los componentes del Partido Exterior que engloban a los burócratas que se encargan de la mayor parte del trabajo en el gobierno del país y en sus cuatro ministerios. Carecen de libertad individual y están sujetos a una vigilancia constante. Es el partido de los “enchufados” y obedientes marionetas del poder, como asesores,  cargos de los distintos ministerios, miembros de la farándula de la prensa, el cine y a televisión, Representan en torno al 13% de la población.

            Luego se pasa a la gran mayoría, el 85%, denominada Proletariado, los cuales son considerados como animales por el partido, no forman parte de él. Se eliminan  los individuos que piensan y que pueden ser peligroso, No son muy vigilados por la Policía del Pensamiento, ya que se han encargado de idiotizarlos y convertirlos en ignorantes, para lo que cuentan con la Enseñanza y los Medios de Comunicación.

            Si lo trasladamos al Siglo XXI y nos centramos en España, nos encontramos con la ausencia del Gran Hermano local. Esto es así porque el cabecilla del gobierno, el Falso Doctor, no deja de ser una marioneta y un lacayo del Gran Hermano. Por esta sencilla razón es por lo que debemos suponer que todas y cada una de las decisiones que, juntamente con los miembros (y miembras, para ser correctamente políticos) se adoptan, no son errores o negligencias, todo corresponde a un plan plenamente concebido por el Gran Hermano. Empleando la lógica pura, se llega a la conclusión de que es imposible equivocarse o errar siempre.

            La conclusión a la que debemos llegar es que el Falso y Mentiroso Doctor y su corte de aduladores  e infértiles mentales miembros de su gabinete y su particular Rasputín Redondo, pertenecen al Partido Interior, ese selecto club que se dedica, como única misión en su vida, a cumplir a rajatabla los designios del Gran Hermano, sin importarles que los que se encuentran por debajo sufran y mueran, eso es totalmente secundario. Lo único importante es que, las tres grandes gestoras, como Black Rock, obtengan unos desorbitados beneficios en los momentos actuales.

            Pasemos al Partido Exterior, grupo más numeroso, en el que se encuentran todos los enchufados, chupópteros y, como diría el periodista deportivo José María García, los correveidiles de turno. Entre estos podemos encontrar a los antes llamados medios de comunicación, hoy en día medios de manipulación de masas prensa, radio, televisión. Afortunadamente hay honrosas excepciones, las cuales tratan de silenciar y ocultar por todas las formas posibles.

            También encontramos a una corte de vampiros económicos, encabezados por las ONGs (si Henry Dunant levantara la cabeza, se moriría de vergüenza en ver en que se ha convertido la Cruz Roja) que conforman un entramado financiero, de manipulación y de engaño digno de las mejores películas de terror. No olvidemos a los sindicatos, otro campo abonado para alérgicos al trabajo y amantes de la buena vida.

            A esta inmisericorde e implacable censura hay que consignar a las Redes Sociales, o mejor dicho, a aquellas que han conformado el Imperio de las Tecnológicas y que están manipulados por los lacayos que pertenecen al Partido Interior, los cuales les han regado con suculentas inyecciones de dinero público.

            Al final llegamos al Proletariado, o sea al 85% de la población. Aquí nos encontramos la inmensa mayoría que servimos para servir a la cúpula globalista. Nos engañan con el lenguaje, llamando a las cosas por nombres distintos a lo que realmente hacen, por ejemplo Libertad es Totalitarismo o Democracia es Dictadura,

            Hay unos entes, todos los que pertenecen a grupos antifascistas, pro -inmigrantes, que no dejan de ser los tontos útiles, ya que cada vez que salen a la calle a agredir, soliviantar, destrozar o insultar, o utilizan las redes sociales para amenazar, no se dan cuenta que están sirviendo a los intereses de aquellos contra los que dicen luchar.

            Los Podemitas, que dicen luchar contra la religión cristiana (contra las otras no se atreven), han transformado su ideología en una Religión. ¿O no les parece un acto de Fe, creerse lo que dice y hace el Emperador de Galapagar y la Vogue Montero?

            Mientras tanto, los partidos del arco parlamentario español, salvo VOX, pensando en sus intereses personales y en no molestar al Gran Hermano. Lo que se trata es de no perder lo que tienen, nosotros les importamos un bledo o un carajo, elijan ustedes.

            Todo lo que he relatado en este artículo sobre lo que ocurre en España se produce con pocas variantes en el mundo occidental, El resto de países ya tienen sus dictadores particulares y no necesitan cambiarles el nombre po el de “democracia”.

            En el próximo artículo hablaremos, no del Gobierno como decían Tip y Coll, analizaremos las similitudes tan asombrosas que hay entre los cuatro Ministerios de 1984 y los 23 de nuestra querida España. Empezaremos por el Ministerio del Amor.

            No quiero despedirme sin informarles de una decisión valerosa e importante del Ministerio de Exteriores. Ha dedicado una partida de 523.949,14€ a subvencionar la pesca artesanal  en Nuabidú (Mauritania) y mientras tanto la ruina económica de las familias españolas está desbocada. Sólo se me ocurre un adjetivo ¡¡Desalmados!!

¡¡VIVA ESPAÑA!!

Luis Andrés Cisneros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *