Participación pública para la ‘Ronda de Figueroles de la CV-190’

El objetivo es diseñar una ronda que conecte los municipios de l'Alcora y su pedanía de La Foia con Figueroles y Llucena, en la CV-190.

 

La Conselleria de Medio Ambiente, Agua, Infraestructuras y Territorio ha puesto en marcha un proceso de participación pública para el estudio de integración paisajística de la ‘Ronda de Figueroles de la CV-190’. Esta nueva vía reemplazará la actual travesía que atraviesa el municipio castellonense de este a oeste.

La directora general de Infraestructuras y Proyectos Urbanos, María José Martínez, invitó a los ciudadanos interesados a consultar los detalles del proyecto en el sitio web de la Conselleria y aportar sus opiniones. El proceso de participación pública estará abierto hasta el 25 de octubre.

El objetivo del proyecto es diseñar una ronda que conecte los municipios de l’Alcora y su pedanía de La Foia con Figueroles y Llucena, en la CV-190. Esta actuación tiene como finalidad mejorar la funcionalidad y la seguridad vial de la carretera, así como mejorar la calidad urbana y ambiental en el casco urbano de Figueroles.

La Conselleria ha propuesto una solución que combina funcionalidad y preservación del paisaje. La futura ronda, con una longitud de 1.531 metros y ubicada enteramente en el término municipal de Figueroles, se desplazará por el lado norte del núcleo urbano, evitando el paso por el Cementerio y la Ermita del Santísimo Cristo del Calvario.

Esta nueva vía recorrerá una zona montañosa, teniendo en cuenta la importancia del entorno desde el punto de vista medioambiental y la presencia de diversos cauces naturales. El proyecto incluye estructuras para cruzar el barranco del Agua y el camino Virgen del Carmen, así como un falso túnel en la zona de mayor desnivel.

FUNCIONALIDAD Y PAISAJE

En la actualidad, la carretera CV-190 cruza de oeste a este el centro urbano de Figueroles, y soporta un elevado tráfico de vehículos pesados debido a la presencia cercana de canteras e industrias cerámicas. Además, la actual travesía es estrecha, lo que resulta en una proximidad peligrosa entre el tráfico, los peatones y las viviendas. Esto no permite la distancia de seguridad adecuada y genera crecientes problemas de contaminación acústica y ambiental.

Ante esta situación, se ha propuesto una solución que consiste en una carretera de un solo carril por sentido, con cada carril de 3,5 metros de ancho, además de arcenes y aceras de un metro de ancho.

El trazado de la carretera, de oeste a este, comenzará en la estructura actual que cruza sobre el río Llucena, manteniendo la misma altura y sección. Luego, se diseñará una pequeña rampa que albergará una rotonda en la parte occidental del centro urbano de Figueroles, permitiendo la conexión con la vía pecuaria cercana conocida como Colada de la Travanta.

Después de superar el barranco del Agua, la carretera seguirá un trazado a media ladera en el monte del Tossalet, adaptándose al terreno con curvas suaves. Al norte, pasará por encima del Cementerio de la localidad mediante un falso túnel.

Este falso túnel, con una longitud de unos 25 metros, se ubicará entre los puntos kilométricos 822 y 847.

A la salida del túnel, se creará una trinchera de 12 metros de altura, que se extenderá a lo largo de 132 metros. Los taludes de la trinchera permitirán una mejor integración paisajística.

Una vez que se alcance el punto más alto de la carretera, el trazado descenderá de manera uniforme hasta conectarse con el camino Virgen del Carmen, una vía pecuaria conocida como Paridera. Para lograr esta conexión, se construirá un paso elevado situado en el punto kilométrico 1+179 del tronco principal. Esta estructura se elevará a cinco metros sobre la CV-190.

Finalmente, se ha planificado la construcción de una rotonda de 66 metros para conectar el tramo actual de la CV-190, el centro urbano de Figueroles desde el este y la zona industrial ubicada en ese lugar.