Piden investigación urgente por disparidad en precios de naranjas

Piden investigación urgente por disparidad en precios de naranjas

Los precios de la naranja experimentan una caída del 18% para el agricultor, mientras que aumentan un 15% para el consumidor.

 

Según un estudio realizado por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), en colaboración con la Lonja de Cítricos de Valencia y el observatorio de precios de ASAJA Nacional, se ha observado una notable disparidad en los precios de la naranja durante el último año. Mientras que los precios a pie de campo han descendido un 18%, los precios en los supermercados han experimentado un aumento del 15%.

Específicamente, la variedad de naranja Navel Lane Late, actualmente en una etapa avanzada de recolección y comercialización, presenta un precio promedio en origen de 0,26 euros por kilogramo (€/kg), lo que representa una disminución del 18% en comparación con el año anterior, cuando los agricultores recibían 0,31 €/kg en una temporada con un volumen de cosecha similar. Por otro lado, los consumidores españoles están pagando un 15% más por esta misma variedad de naranja en comparación con el año anterior, pasando de un promedio de 1,65 €/kg en 2023 a 1,89 €/kg en 2024.

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), que previamente había señalado la abrupta caída de los precios de los cítricos, exige al Gobierno central que inicie una investigación exhaustiva para esclarecer las razones detrás de esta disparidad en la evolución de los precios tanto en origen como en destino.

La organización, liderada por Cristóbal Aguado, advierte al ministro de Agricultura, Luis Planas,

Sus 2, 18 o 43 propuestas son insuficientes si no se garantiza transparencia y equilibrio en la cadena de valor, que es donde se encuentra la rentabilidad de los productores y donde es necesario mantener una vigilancia constante para asegurar precios justos.

El líder agrario lamenta que «la mayoría de las propuestas del ministro son meras declaraciones de intenciones que no están bajo el control de Madrid, sino de Europa, y lo que necesitamos con urgencia son acciones concretas».

Planas debe actuar rápidamente para implementar las medidas que están dentro de su competencia directa y para presionar a Bruselas en relación con otras iniciativas indispensables, como la revisión de los acuerdos comerciales con terceros países, la reciprocidad, el control de plagas y enfermedades, entre otros aspectos.

Aguado, asimismo, destaca que «resulta llamativo lo que está ocurriendo con la naranja y otros productos agrícolas, pero esta es la realidad. Mientras los productores de alimentos reciben menos dinero en el campo y los consumidores pagan más por esos mismos alimentos en la tienda, es evidente que hay actores en la cadena alimentaria que están obteniendo mayores beneficios a expensas de los productores y los consumidores. Y un Gobierno responsable debe asegurar una cadena alimentaria justa».

Relacionados  Oleada de robos de aceitunas en la Comunitat Valenciana

AVA-ASAJA insiste a las administraciones nacional y autonómica en que lleven a cabo una amplia campaña de inspecciones de oficio dirigidas a los principales actores comerciales y cadenas de distribución «con el fin de detectar prácticas anticompetitivas, ya que, según los datos disponibles, ningún factor técnico por sí solo puede explicar de manera concluyente la disminución del precio de venta para los citricultores, al tiempo que los precios para los consumidores aumentan». Además, insta a la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA), dependiente del Ministerio de Agricultura, a investigar y, en su caso, sancionar cualquier contrato de compra-venta de cítricos que tenga un precio por debajo de los costos medios de producción.