Plan extraordinario para ayudar a las personas y al mantenimiento de servicios públicos en Vila-real

Benlloch ha recordado que en el caso de Vila-real, la urbe encadena esta crisis actual con la crisis de la pandemia y los efectos asoladores que en las arcas municipales han tenido la deuda y el urbanismo heredados del PP.

 

El primer edil de Vila-real, José Benlloch, ha anunciado hoy un Plan excepcional de reajuste y priorización presupuestaria que guía en estos meses la administración municipal y en el que las personas y el mantenimiento de los servicios públicos son los ejes centrales. Benlloch ha enmarcado este plan en el contexto social y económico actual, caracterizado por la inflación, el incremento de costos energéticos y suministros (que ha tresdoblado la factura municipal), las licitaciones de obras desiertas, el impacto del gasto en la lucha contra la covid (que supera los cinco millones de euros) como la inseguridad económica y la crisis energética y de materiales que ya ha obligado a la industria cerámica efectuar ajustes de personal.

Benlloch ha recordado que, en el caso de Vila-real, la urbe encadena esta crisis actual con la crisis de la pandemia y los efectos asoladores que en las arcas municipales han tenido la deuda y el urbanismo heredados del PP, con más de treinta y tres millones de euros pagados en sentencias y resoluciones y un préstamo de veinte millones de euros que aún debe abonar el Consistorio. El alcalde lamenta,

Como consecuencia de esta herencia tenemos una deuda viva de veintiocho con cuatro millones de euros, una situación que no tienen otros ayuntamientos del entorno.

«Dada esta realidad, y teniendo presente la inseguridad social y económica del instante actual, a causa sobre todo de la guerra de Rusia contra Ucrania», Benlloch ha anunciado este plan que pasa por priorizar a las personas y asegurar los servicios públicos de calidad sin acrecentar la presión fiscal y aparcando proyectos “para cuando vengan tiempos mejores”. El primer edil ha asegurado,

Es instante de la contención, la responsabilidad para sostener todo cuanto hemos logrado, trabajando juntos, y de este modo estar dispuestos para salir adelante con fuerza.

Benlloch ha destacado que “tenemos que salvar la actual situación sin solicitar más esfuerzo a la ciudadanía, y priorizando a las personas y los servicios públicos, sentando las bases de la nueva Vila-real del siglo veintiuno, en cooperación con otras administraciones y con las entidades y empresas”.

A este respecto, ha recordado que la coyuntura económica ha tresdoblado el costo de mantenimiento de los servicios públicos mas, “a pesar de ello y de haber debido destinar cinco millones de euros imprevisibles a la lucha contra la covid»,

Hemos sacado adelante proyectos como la Ronda Suroeste, el nuevo pabellón Joan Baptista Llorens, la nueva piscina Aigua-salut, carriles bicicleta, el bus Groguet, el plan de reindustrialización, entre otros muchos, que han transformado la ciudad.

El alcalde Benlloch además, insiste en la necesidad de sostener la calidad de los servicios públicos.

Llevamos un par de años renunciando al cobro de la tasa por ocupación de vía pública y aplicando el noventa y cinco por ciento de bonificación del IBI a los locales con negocios para asistir al comercio y la hostelería en un instante tan complicado, lo que ha supuesto dejar de ingresar cerca de uno con cinco millones de euros.

El equipo de gobierno apuesta por sostener estas medidas para continuar ayudando a familias, comercios e industrias, lo que va a suponer la renuncia a ingresos y en consecuencia “tendremos que priorizar gastos”.

De este modo, el primer edil no prevé grandes inversiones.

Sólo vamos a impulsar actuaciones, aportando solares o espacios, para aquellos servicios que mejoren Vila-real mas que no pague el Consistorio. Con respecto a los fondos europeos no iremos a grandes proyectos que nos fuercen a tener que aportar mucho dinero, por el hecho de que además de esto debemos ser conscientes de que las infraestructuras después precisan de un mantenimiento.

Solamente se realizarán las obras que sean urgentes y con relación a los proyectos que han quedado desiertos, como el albergue de la ermita de la Virgen de Gracia, el intercambiador de transportes, la rehabilitación de la Alquería de Botànic Calduch o los proyectos de modernización de polígonos, el alcalde asimismo asevera,

No renunciamos a ellos mas por el momento los aparcaremos si ese dinero nos hace falta para las personas y para sostener los servicios básicos como el mantenimiento de instalaciones deportivas, zonas verdes, administración de residuos, mantenimiento de institutos, etcétera. Es instante de salvar lo que hemos logrado, que es mucho, y este equipo de gobierno tiene la experiencia de haber gestionado 4 crisis en diez años; ahora estoy convencido de que vamos a salir más fuertes.

Ha zanjado.