Fabregat: “El estado de abandono del Mercado de Abastos lleva a Conselleria de Sanidad a sancionar al Ayuntamiento con 4.000 euros”

La concejala del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón Susana Fabregat denuncia la dejadez del equipo de gobierno en el principal punto de suministro de productos frescos al por mayor, “desoír las peticiones de los propios vendedores en materia de limpieza y seguridad, que están pendientes desde la anterior legislatura, ha comportado una sanción en materia de seguridad alimentaria, un tirón de orejas en toda regla al tripartito por no cumplir con sus obligaciones”.

“Reiteramos nuestra petición de un plan de mejora para este recinto, cabe recordar que la alcaldesa Amparo Marco llevaba en su programa electoral la reforma del recinto, pero una vez ganadas las elecciones guardó su promesa en un cajón, no considera prioritario el mantenimiento de una instalación que sigue con las mismas deficiencias de hace años, con graves desperfectos en el tejado, faltan chapas de Uralita sobre las paradas, con acumulación de suciedad y telarañas y un desagüe central con agua y suciedad acumulada, además de luminarias deterioradas, tal y como recoge el expediente sancionador”, añade.

 La concejala del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Castellón Susana Fabregat denuncia la dejadez del equipo de gobierno en el Mercado de Abastos de la ciudad, para el que reclama un plan de de mejora integral, reiterando así la petición de los Populares desde la pasada legislatura. El estado de abandono del Mercado de Abastos ha llevado a la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública a multar al Ayuntamiento con 4.000 euros, tal y como se desprende del expediente sancionador por daños y deterioro del inmueble.

Para Fabregat “alimentación e insalubridad son dos conceptos inseparables, que el equipo de gobierno viene desatendiendo desde hace demasiado tiempo. Desoír las peticiones de los propios vendedores en materia de limpieza y seguridad, que están pendientes desde hace años, ha comportado una sanción en materia de seguridad alimentaria, un tirón de orejas en toda regla al tripartito por no cumplir con sus obligaciones”.

Han sido múltiples las visitas de los Populares al Mercado de Abastos comprobando las deficiencias visibles en la estructura que han sido objeto de múltiples denuncias, por parte de esta agrupación, en las que siempre se instaba al gobierno municipal a reaccionar, pero todas han caído en saco roto. “Esta inacción de la alcaldesa Amparo Marco en materia sanitaria le ha comportado un toque de atención, que implica un desembolso económico, para que subsane de manera inmediata las graves deficiencias que presenta el principal punto de suministro de productos frescos al por mayor.

Cabe recordar que la alcaldesa Amparo Marco llevaba en su programa electoral la reforma del recinto, “pero una vez ganadas las elecciones guardó su promesa en un cajón, no considera prioritario el mantenimiento de una instalación que sigue con las mismas deficiencias de hace años, con graves desperfectos en el tejado, faltan chapas de Uralita sobre las paradas, con acumulación de suciedad y telarañas y un desagüe central con agua y suciedad acumulada, además de luminarias deterioradas, tal y como recoge el expediente sancionador”, añade.

Además, este documento incide en la ausencia de una parte de la cubierta, por lo que cuando llueve se inunda una parte del mercado afectando a las paradas. En enero de 2020, debido a la borrasca ‘Gloria’, se desprendieron varias placas de Uralita y durante días permanecieron degradándose en el suelo, “con el riesgo que conlleva al ser un material altamente contaminante”, apunta Fabregat.

Los populares ya alertaron de la acumulación de residuos en determinadas zonas del recinto, que en la actualidad da cabida a 28 paradas gestionadas por una veintena de empresas. “

“Ha tenido que ser la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública la que, a través de una sanción, haga reaccionar a la alcaldesa, que tarde o temprano deberá salir de su zona de confort y afrontar los problemas que tiene en la ciudad, más cuando afectan a la seguridad alimentaria”, añade la concejala Popular.

Fabregat insiste: “Hablamos de una instalación que almacena productos de primera necesidad como frutas, verduras y alimentos frescos para el consumo de las familias castellonenses, una infraestructura cuyo mantenimiento en las mejores condiciones debería estar en la agenda de prioridades del gobierno municipal y sin embargo nunca lo ha estado, como se ha demostrado”.

Con todo, la edil Popular vuelve a reiterar la necesidad urgente de elaborar “un plan integral de mejora que contribuya a dignificar la actividad actual de este mercado, puesto que es una instalación que contribuye a la generación de empleo y riqueza y a la dinamización de la ciudad. No puede seguir siendo el gran olvidado con un equipo de gobierno que sigue mirando hacia otro lado”, concluye Fabregat.

Deja un comentario