PPCS solicita que las peticiones de los taxistas de Castellón estén recogidas en la ordenanza de movilidad

La portavoz 'popular' Begoña Carrasco ha mantenido una reunión con la asociación de taxistas de Castellón y provincia con motivo de la ordenanza de movilidad.

 

La portavoz del PP en el Consistorio de Castellón, Begoña Carrasco, insta al equipo de gobierno a atender y agregar las demandas de los taxistas de Castellón en la ordenanza de movilidad que se está gestionando en estos instantes. Una reivindicación que es consecuencia de la asamblea mantenida con el presidente de la asociación de taxistas de Castellón y provincia, Jose Luis Artola, y la letrada que les representa, Milagros Vielsa.

La asociación de taxistas de Castellón y provincia, que agrupa a más del noventa por ciento de estos profesionales, ha presentado alegaciones a la ordenanza municipal de movilidad donde reclaman un marco regulativo concreto que les dé cobijo, más allá de la normativa general.

La ordenanza de movilidad debe ajustarse a las necesidades de una urbe como Castellón, dando contestación a los diferentes agentes. No obstante, hay malestar por el hecho de que no se recoge un apartado específico para el comportamiento de taxis y vehículos de transporte con conductor.

Manifiesta Carrasco e igualmente agrega que,

Piden reglas de competencia municipal que respondan al comportamiento de una capital como es Castellón, con su idiosincrasia. Una normativa que debería nacer del acuerdo de todos y cada uno de los agentes implicados con el propósito de avanzar cara una urbe con más ocasiones de futuro. Es por eso que nos hemos comprometido a que su voz sea escuchada, ya que el equipo de gobierno no tiene a bien responder a sus escritos.

Desde el PP “defendemos un plan de movilidad que mejore la accesibilidad al centro, una urbe sustentable, atrayente y cómoda, que cuente con todos. Debemos recobrar el pulso perdido de un centro de Castellón que se ahoga, con poco a poco más establecimientos cerrados y un comercio y hostelería local muy resentidos, primero por la pandemia, y ahora castigados por la crisis inflacionista, que no se lo pone nada simple para sobrevivir”, insiste.

Por eso, “abogamos por políticas de movilidad y accesibilidad que contribuyan a avanzar y no que produzcan polémicas, como la implantación del sistema exagerado y recaudatorio de las cámaras del centro. Estas llevan contabilizadas 65.479 multas desde el diez de enero, a razón de doscientas cuarenta y dos multas al día, supondría si las cobrasen todas y cada una un bruto cinco con dos millones. Tampoco ayuda la supresión de accesos directos al centro, primero por el Paseo Ribalta, después por la avenida de Lidón y pronto con la obra de la Paz y singularmente con el Castellón Central, otro gran hermano, que tiene previsto perimetrar setecientos cuarenta y cinco mil metros cuadrados con cámaras listas para multar.»

Conforme ha concluido la portavoz del PP en el Consistorio de Castellón, Begoña Carrasco.