Proyecto pionero desde Castellón para eliminar mal olor en contenedores

Proyecto pionero desde Castellón para eliminar mal olor en contenedores

La empresa castellonense "Graphesol" ha puesto en marcha esta experiencia en los cuatro contenedores ubicados en la calle Ruiz Vila.

 

La empresa Castellonense Graphesol, junto con la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Castellón y el grupo de restauración La Guindilla, están llevando a cabo una iniciativa innovadora para eliminar los olores en los contenedores de basura de la ciudad.

Esta experiencia se está realizando en los cuatro contenedores ubicados en la calle Ruiz Vila, donde el Grupo La Guindilla opera el restaurante Malabar y la Bodega La Guindilla.

Ellos son los responsables de aplicar un líquido que contiene bacterias y enzimas cuando los contenedores están vacíos, registrando la cantidad y el día de aplicación para evaluar la eficacia del tratamiento.

Según explicó el CEO de Graphesol, Eugenio Martí, «la prueba consiste en la pulverización manual de un líquido que contiene bacterias y enzimas, cuando el contenedor está vacío. Estas bacterias son inocuas e intervienen en las moléculas de carbono, nitrógeno y azufre, rompiendo moléculas como el sulfhídrico, eliminando así el mal olor. Entre otras ventajas, estas bacterias se utilizan en compostaje, en balsas de purines para reducir la carga de nitrógeno, en piscifactorías para mejorar la supervivencia de los alevines o en depuradoras.»

Con este test, que tiene una duración de tres meses, queremos evaluar las cantidades a dosificar y la frecuencia de las mismas, lo que nos permitirá hacer un estudio sobre la dosificación y los costes económicos anuales para mantener un contenedor urbano libre de olores. Por ahora, tras las primeras semanas de aplicaciones, los responsables de la dosificación ya han confirmado que los contenedores han dejado de generar mal olor.

Graphesol ha desarrollado una patente dentro del ámbito de las ciudades inteligentes, consistente en un dispositivo inteligente que permite la dosificación automática y controlable de líquidos, además de medir la altura de la basura y la temperatura en los contenedores de residuos. Esto indica si el camión de la basura debe recoger el contenedor, optimizando las rutas, reduciendo las emisiones de CO2 y disminuyendo la frecuencia de limpieza y los costos operativos.

Relacionados  La Federación de Caza aborda la sobrepoblación de especies en la Comunitat

La empresa tiene prevista una inversión de 40.000 euros para iniciar pruebas de laboratorio en los próximos meses, como parte de la convocatoria Activa Startup. El año pasado, Graphesol participó en esta convocatoria, demostrando la eficacia de las bacterias en el aumento de la producción de biogás, logrando mejoras mínimas del 10%. Estas pruebas de laboratorio utilizarán analizadores de gases para definir la viabilidad económica del uso de biotecnología en el mantenimiento de los contenedores de residuos sólidos urbanos, basándose en la cantidad y frecuencia de los líquidos a emplear, tal como se está realizando actualmente en los contenedores de Castellón como prueba conceptual.