PSOE y Compromís tumban los 150 millones que el PPCS reclama para garantizar que Castellón lidera la recuperación en 2022

La izquierda reduce a una pírrica inversión los fondos para la provincia y rechaza las 200 enmiendas del PP en defensa de un territorio “cuyo talento el PSOE entierra y ningunea en un momento crítico para las familias”

El diputado autonómico del PP, Rubén Ibáñez, reivindica la defensa “de los intereses de una provincia que el PSOE empobrece con promesas que son humo y propaganda”

 

PSOE y Compromís han vuelto a pactar en contra de la provincia de Castellón para tumbar en bloque las 200 enmiendas que el PP ha presentado en defensa de un territorio “cuyo talento la izquierda entierra y ningunea en un momento económico crítico para las familias”.

Rubén Ibáñez, diputado del PP en Les Corts y encargado de defender las enmiendas del Partido Popular de Castellón al presupuesto del Consell 2022 ha lamentado que de los 220 millones que el PP reclamaba para la provincia, “solo llegarán 70”. “Una suma indigna e injusta que constata cuál es el grado de implicación por nuestro territorio. Una provincia que reclama oportunidades, servicios y recursos con inversiones que garanticen calidad de vida y prosperidad”.

La que el PP defendía con 200 iniciativas en defensa de la provincia para garantizar “el liderazgo que Castellón merece. Porque PSOE y Compromís empobrecen con sus políticas a la provincia y la sitúan en furgón de cola cuando, en realidad, Castellón merece estar en el mapa y liderar la recuperación”.

En efecto, con esta meta el PP recopiló propuestas en positiva “que han sido rechazadas una tras una para reducir a miseria la inversión que la izquierda prevé para 2022”. Con solo 70 millones de euros frente a los 220 reclamados por el PP, “exigimos hechos frente a promesas incumplidas, porque no es justo que se repitan el 80% de las inversiones de 2021 y se deje fuera al 85% de los municipios de Castellón”, afirma el diputado autonómico.

Así las cosas, “no llegará un euro para recuperar la inversión en la sanidad que el PSOE desmantela en el CSI de Almassora o el Hospital Provincial”, ni tampoco para la educación “que la izquierda ha convertido en una patata caliente que sigue subcontratando en los ayuntamientos”. Una muestra de la política “ficticia de un gobierno, el de Ximo Puig, que vive de la propaganda que genera indignación y desesperanza”.

El castigo que un año más recibirá Castellón en 2022 no impedirá “que desde el PPCS sigamos defendiendo las políticas útiles y las inversiones necesarias para garantizar que Castellón ejerce de cabeza de tren y no de furgón de cola. Porque el talento de este territorio no se entierra ni se cercenan sus oportunidades. Castellón está por encima de quienes solo actúan en beneficio de sus siglas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *