Puig defiende «la salud pública de calidad, universal y gratuita» en la visita de Pedro Sánchez y Carolina Darias

Esta mañana han visitado las instalaciones del 'Hospital Universitari i Politècnic La Fe' donde se instalarán 11 equipos de alta tecnología con un valor de 14 millones de euros.

 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Sanidad, Carolina Darias, acompañados por el ‘president’ de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, y el conseller de Sanidad Universal y Salud Pública, Miguel Mínguez, han visitado este sábado el Hospital Universitari i Politècnic La Fe, donde se instalarán once equipos del Plan de Inversiones en Equipos de Alta Tecnología del Sistema Nacional de Salud (Plan Inveat) con un valor total de catorce millones de euros.

A lo largo de la visita a las instalaciones, Puig ha aseverado,

La meta esencial e irrenunciable del Consell es asegurar una salud pública de calidad, universal y gratuita.

El programa Inveat contempla la adquisición de setenta y nueve equipos de alta tecnología en la Comunitat Valenciana por un valor de 81 millones de euros, una inversión sin precedentes que se enmarca en el Plan de Recuperacón, Transformación y Resiliencia, financiado por la UE-Next Generation EU, ha indicado la Generalitat en un comunicado.

En el caso del Hospital Universitari i Politècnic La Fe, la inversión se específica en once equipos: 3 aceleradores lineales, un equipo de braquiterapia, 5 resonancias imantadas, un TAC espectral y un TAC de planificación. De ellos, ya se han instalado el TAC espectral y un acelerador lineal.

Este último equipo deja tratar, a través de radiación, lesiones de pequeño tamaño -tumorales y no tumorales- con un efecto biológico afín al de una cirugía. Este nuevo acelerador de nueva generación administra los tratamientos con altas dosis y una máxima precisión en un tiempo cortísimo, de alrededor de uno o dos minutos, lo que garantiza la mejor seguridad y más confort para los pacientes.

Este equipo es el que ofrece unas posibilidades más avanzadas del mercado, y al ser totalmente digital, dejará que tanto el software como las mejoras tecnologías puedan ser incorporadas, de forma que en los próximos 7 años este equipo va a estar de forma permanente actualizado.A lo largo de la visita, Puig ha asegurado, que «desde el Consell se trabaja en la renovación y ampliación de equipos de alta tecnología para la sanidad valenciana, que dejarán progresar la atención a los pacientes y ofrecer la mayor calidad en un campo tan esencial como es la salud».

El propósito esencial e irrenunciable es asegurar una salud pública de calidad, universal y gratuita, a fin de que toda la ciudadanía tenga garantizado un servicio con las mejores posibilidades.

Conforme ha aseverado el ‘president’.

Tras esta visita, la comitiva asimismo se ha acercado a la parcela donde se implantará uno de los diez equipos de protonterapia del Sistema Nacional de Salud (SNS) financiados por la Fundación Amancio Ortega Gaona.

La Comunitat Valenciana es una de las 7 autonomías donde se instalarán estos equipos de radioterapia de protones, una modalidad de radioterapia que hace posible una liberación más localizada de la radiación.

El equipo ya ha sido adjudicado de veintiséis con tres millones de euros que corre a cargo de la Fundación, y asimismo se ha publicado la licitación de la obra, que acepta la Generalitat, por un precio de veinticinco con dos millones.

El Hospital La Fe va a poder tratar a más de trescientos pacientes al año con este equipamiento. Las personas candidatas al tratamiento con protonterapia son esencialmente pacientes pediátricos, ya que esta técnica deja reducir sensiblemente los efectos desfavorables.

El tratamiento está en especial indicado para tumores cerebrales, de cabeza y cuello, de médula espinal, pulmón, tumores oculares, sarcomas y otras localizaciones sensibles a la radiación o zonas que están cercanas a órganos vitales.El Plan Inveat en su conjunto, con la adquisición de los setenta y nueve equipos nuevos para la Comunitat Valenciana, posibilitará la renovación de cuarenta y tres equipos (sobre todo TACs y aceleradores lineales) y el aumento de treinta y seis equipamientos más (singularmente, resonancias imantadas).

Por tipología, de los setenta y nueve, son trece aceleradores lineales de partículas, 4 de angiografía vascular, dos de angiografía neurorradiología, dos equipos de braquiterapia digital, otros dos de hemodinámica, veintinueve resonancias imantadas, 6 SPECT-CT, dieciocho TACS (Tomografía Axial Computarizada) y 3 máquinas para tomografía axial computarizada de planificación.

En esencia, se trata de tecnología de vanguardia que dota al sistema público valenciano de mayor capacidad para el diagnóstico de enfermedades en estadios tempranos, con singular atención a las nosologías de mayor impacto sanitario, presente y futuro, como son las enfermedades neurológicas, enfermedades raras o enfermedades oncológicas.

Además de esto, los setenta y nueve equipos abundan en la equidad en el acceso a la alta tecnología mientras que optimizan la calidad asistencial y la seguridad de pacientes y profesionales.

A día de hoy, todos y cada uno de los equipos están ya adjudicados, y dieciocho de ellos están instalados. Para poder situar en sus destinos el resto de equipos, es preciso la ejecución de obras de adaptación y/o ampliación de los espacios. Las de mayor extensión son las que afectan al Hospital General de València, el Hospital Universitario de La Ribera, el Hospital Francesc de Borja y el Hospital General Universitari d’Elx, donde se están edificando búnkers para cobijar aceleradores lineales.

Las obras avanzan al ritmo programado, y la data prevista de finalización de los 4 búnkers es el treinta de agosto de dos mil veintitrés pues la instalación y puesta en funcionamiento de los aceleradores lineales recubre de gran dificultad técnica: se debe conservar la seguridad de las personas y resguardarlas de las radiaciones ionizantes de alta energía que emiten los dispositivos.

Por esta razón, el diseño del proyecto y la ejecución de la construcción se han licitado conjuntamente, por una cuantía próxima a los diez millones de euros.

Cada uno de estos 4 nuevos espacios, con una superficie aproximada de entre cien y trescientos metros cuadrados, deberán superar múltiples pruebas diseñadas para garantizar la eficiencia de las medidas de protección. Los servicios de radioprotección de los departamentos de salud asimismo inspeccionarán el resultado final.

La autorización terminante para la instalación y puesta en marcha de los aceleradores lineales la va a dar el Consejo de Seguridad Nuclear, que da la autorización terminante para su puesta en marcha.