Puig defiende «una reforma constitucional, no una ruptura» en el Acto del Día de la Constitución

La vicepresidenta, Aitana Mas, por su parte ha reivindicado que cada generación debe adaptar con "serenidad y diálogo" la Constitución a las nuevas realidades inexistentes hace 44 años.

 

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha vuelto a proteger este seis de diciembre una reforma constitucional; «no una ruptura, desde el acuerdo», conforme ha aclarado.

A este respecto ha recalcado,

Ahora es el instante de los grandes pactos para renovar el Poder Judicial, tener una financiación justa, contestar la cuestión territorial asumiendo ya el Estado autonómico con todas y cada una de las consecuencias, situar donde toca el Derecho civil valenciano y asegurar el agua por siempre desde la solidaridad.

El ‘president’, en el acto conmemorativo del Día de la Constitución festejado en Alicante, ha expresado a este respecto que la valenciana es «la única» comunidad autónoma que ha planteado unas propuestas de reforma «alineadas con los valores constitucionales para hacerlos durar» desde «el diálogo, acuerdo y soluciones» y conseguir así una España «más justa y mejor».

En frente de aquellos que usan los enfrentamientos, nostálgicos de viejas guerras, es la hora de solventar los enfrentamientos pues las trincheras solo dejan víctimas.

Ha destacado Puig, que ha remarcado que «los pactos ya no pueden aguardar».

En ese sentido, ha reclamado una reforma constitucional por «la igualdad territorial, superando los centralismos, en esta España de Españas aburrida de egoísmos y deslealtades, abstraída en la caldera del Kilómetro Cero y apremiada de menos partidismo y más espíritu constitucional y sedienta de justicia en los recursos».

Para el ‘president’, esta Igualdad es «el Mínimo Vital Democrático» y debe predominar «en todos y cada campo»,

Igualdad entre mujeres y hombres eliminando el sexismo, igualdad sin odios con independencia de a quién ame o de qué forma sienta cada uno; igualdad de ocasiones pues hay desigualdades que se heredan; igualdad para el uso natural de las dos lenguas oficiales, que enriquecen, sin actitudes cavernarias; como igualdad en el trabajo, con sueldos que valoren el esfuerzo.

«Hoy, seis de diciembre, recordamos el día en que nos unimos por la libertad, por la democracia, por los derechos humanos, el día que nos abrió la puerta al autogobierno, ahora hace cuarenta años, y el día en que el respeto adquirió forma legal y real», ha dicho asimismo el Puig en un alegato en el que ha combinado el valenciano y el castellano.

De aquella voluntad de acuerdo, de aquel comprensión de la pluralidad, sin sectarismos, vetos ni exclusiones, mana la fortaleza de nuestra convivencia.

Conforme ha protegido el ‘president’ de la Generalitat, quien ha añadido que, incluso así, «todo pacto demanda actualización, y hoy sostenemos esa demanda, un hecho de sentido común».

ENTREGA DE DISTINCIONES

Ximo Puig ha recalcado en este sentido que las distinciones individuales por la Defensa de los Derechos y Libertades Constitucionales, que la Generalitat ha entregado en este acto a Ricardo Ten, Noah Higón, Paco Moya y Marta Senent, «responden a un clamor», el de reivindicar la trayectoria de personas con diversidad funcional, y se ha decantado por recobrar el valor de «la palabra serena que plantea, que dialoga, que acuerda».

Así, ha preguntado en este sentido «cuánto tiempo más debe pasar» a fin de que el artículo 49 del texto constitucional «deje de referirse a ‘disminuidos'» para hablar del colectivo de personas con diversidad funcional y ha asegurado que sería razonable responder que «ni un día más».

Igualmente, Puig  ha agradecido el trabajo de todas y cada una de las organizaciones que integran los consejos de infancia y adolescencia de la Comunitat Valenciana, que se han alzado con la distinción colectiva por la Defensa de los Derechos y Libertades Constitucionales.

DESCENTRALIZACIÓN POLÍTICA

Por su lado, la vicepresidenta, Aitana Mas, ha señalado que un año más este acto se celebre en Alicante pues,

Hace notoria una de las voluntades del Consell recogidas en la Constitución: la descentralización política, la desconcentración territorial de la actividad social y económica y la puesta en valor de la diversidad funcional.

Mas ha aceptado que Alicante es «uno de nuestros territorios de la Comunitat con mayor desigualad» y, por este motivo, «donde más sacrificios debe poner la Administración para, al lado del resto de la Comunitat, poner la bandera de la libertad y de la igualdad».

En esta línea, ha destacado el trabajo diario del Consell por «hacer cumplir la Constitución y con eso los derechos humanos» y en ese sentido ha remarcado que la Carta Magna es «un factor de unidad lejos de la instrumentalización como elemento de confrontación a la que una parte marginal de la política la quiere relegar» sino que ha remarcado que «recoge los derechos y libertades que todos debemos asegurar en todos y cada uno de los contextos».

Ahora, ha apuntado, la obligación de las Administraciones que continuar trabajando para dar contestación a «la imposición de los mercados sobre el interés general» y «principios rectores de la Constitución como la vivienda», que no puede ser «un papel mojado».

Con todo, ha reivindicado que cada generación debe amoldar con «serenidad y diálogo» la Constitución a las nuevas realidades inexistentes hace cuarenta y cuatro años, como la digital, o que recogen el acuerdo social como «agregar la perspectiva de género y el reto de la emergencia climática y otras pendientes como restauración de nuestro derecho civil o mejora del encaje territorial», ha zanjado.