Puig insiste en su propuesta del impuesto a las grandes fortunas para evitar el «dumping fiscal»

Además el 'president' aguarda que sea realidad más pronto que tarde la finalización del AVE entre València y Alicante cuando se cumplen veinte años de la colocación de la primera traviesa.

 

El ‘president’ de la Generalitat, Ximo Puig, ha considerado que el impuesto a las grandes fortunas que ha planteado el Gobierno va a eludir el «dumping» fiscal entre comunidades autónomas y ha defendido su propuesta de rebaja de impuestos a las rentas inferiores a sesenta mil euros.

Así lo ha indicado el ‘president’ de la Generalitat en declaraciones a los medios en València, donde ha argumentado que el marco que estableció en el Debate de Política General «se sostiene» y asimismo ha señalado,

La línea filosófica es bien clara; instrumentos fiscales para hacer política social.

Así, ha remarcado que la Generalitat busca,

Asistir a las familias con más complejidad y a las clases medias y ha señalado que se prevé que se sostenga esta cuestión. En fiscalidad hay que procurar improvisar poco.

Conforme ha añadido.

Preguntado por las propuestas de los asociados de Gobierno, Puig ha señalado,

Siempre y en toda circunstancia estamos abiertos al diálogo con ellos y las otras fuerzas políticas. La Generalitat está para respaldar a las personas en mayor complejidad y al desarrollo y crecimiento del empleo.

Por otro lado, preguntado sobre la finalización del AVE entre València y Alicante cuando se cumplen veinte años de la colocación de la primera traviesa de la gran velocidad a Madrid, ha lamentado,

Que no se haya podido ejecutar a pesar de las pocas inversiones que faltan.

El ‘president‘ aguarda que sea realidad más pronto que tarde.

En verdad, ha criticado la «excesiva mirada central» y la «radialidad» con la que no está conforme en lo referente a las conexiones ferroviarias y ha lamentado la «mala conexión interna y con Catalunya» de la Comunitat Valenciana.

Por otra parte, Ximo Puig, ha protegido la «estabilidad y capacidad de desarrollar un proyecto político» de la Generalitat y ha asegurado que «la Comunitat Valenciana no piensa en elecciones».

Así lo ha indicado el ‘president’ que asevera además que «la convocatoria electoral siempre y en toda circunstancia ha de estar vinculada a la acción institucional».

Además de esto, ha insistido en que el ejecutivo valenciano «no piensa en estos instantes en las elecciones», sino más bien en de qué forma ser «útiles a la ciudadanía, familias y empresas», como en «ejecutar velozmente el presupuesto, aprobar el nuevo y ser útiles en la batalla contra la inflación». Ha zanjado.