Puig no acepta acabar con el impuesto de patrimonio

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig ha rechazado este martes terminar con el impuesto de patrimonio al paso que se ha decantado por lograr una "cierta" armonización de impuestos deslocalizables de cara a eludir que haya dumping fiscal.

 

De este modo se ha pronunciado en manifestaciones, con relación al anuncio del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, de eliminar el impuesto de patrimonio y de hacer una nueva rebaja en el IRPF.

Un desarme fiscal no es la vía adecuada en un instante de crisis como este.

Ha aseverado.

En este sentido, el líder del Ejecutivo autonómico ha subrayado la «necesidad» de efectuar una reforma tributaria «profunda» a nivel nacional que «atienda a lo que expone la Constitución» y que sea «progresiva».

Además de esto, ha señalado,

En un instante excepcional como el presente, hay que ser conscientes de asistir a las clases populares a que pasen este invierno y absolutamente nadie se quede al margen.

«HAY QUE SABER A QUIÉN SE BAJA LOS IMPUESTOS»

«De lo que se trata cuando hablamos de una bajada impuestos es de, primero, hacerlo con rigor y, después, saber a quién se le bajan los impuestos«, ha indicado Puig, mientras que ha pedido actuar con «máxima responsabilidad» pues al bajar impuestos hay favorecidos y perjudicados.

Del mismo modo, el líder socialista ha puesto en valor que la Comunidad Valenciana toma otras medidas de «apoyo a la mayor parte social» a través de una política fiscal «lo más justa posible».

Concretamente, se ha referido a la medida implantada a lo largo de este año por la que los pequeños y pequeñas de dos años tienen la escolarización gratis o que los libros de texto que en otras comunidades han subido un sesenta y siete por ciento, conforme ha dicho; en la zona valenciana son gratis.

Nosotros no estamos contra los ricos sino más bien en favor de que cada uno de ellos aporte conforme sus necesidades y si España desea ser un país solidario, cuando se habla de armonización fiscal, se debe actuar desde esta solidaridad de origen y comprender que la España real va más que la M-30.

Ha remarcado. Así, ha apuntado que la reforma tributaria que va a hacer la Generalitat irá por esta línea de «coser» la herida provocada por la inflación.

Hace falta una reforma fiscal en España y no se puede ser neutral porque todo tiene consecuencias, tampoco se puede hacer mercadeo, todo es revisable, menos la progresividad.

Conforme ha concluido.