Redondo (PPCS) reclama “una solución” para los vecinos de San Agustín y San Marcos tras la supresión de la Línea 1 de autobús

El concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Castellón y representante en la Junta de Distrito Norte se hace eco de la queja de los vecinos tras la repentina eliminación de una parada que daba servicio a los más de 5.000 vecinos que residen en el barrio y que los conectaba de manera rápida y directa con el centro de la ciudad.

Redondo se ha hecho eco así de una queja lanzada por Fini Ruiz, vocal de la Asociación de Vecinos de San Agustín y San Marcos, quien ha recogido las quejas de los vecinos del barrio, donde residen cerca de 5.000 vecinos, después de que se haya suprimido la parada de la línea 1 del autobús urbano, que prestaba servicio toda la vida, tras recibir como justificación por parte del área del gobierno municipal “porque es la que más se usa en la ciudad y por tema de recorte de tiempos y rentabilidad”.

Para el edil del Partido Popular, “se trata der una muestra más de la falta de sensibilidad de un gobierno que vuelve a poner de manifiesto el doble discurso: por un lado, lo que venden para la galería, de apoyo al transporte público y la defensa de la sostenibilidad, y del otro, la realidad, que no es otra que el recorte de los servicios a los ciudadanos, la generación de molestias y la dificultad para moverse por la ciudad”.

Juan Carlos Redondo, en representación del Partido Popular, ha elevado una queja en la comisión de Ordenación Urbana y Sostenibilidad celebrada hoy en el Ayuntamiento de Castellón, al tiempo que hará lo propio en la próxima junta de distrito norte, de la que es representante, “porque no entendemos qué necesidad hay de eliminar lo que funciona. Da la sensación de que el objetivo final solo sea cambiar lo que había por aquello de que lleva la firma de gobiernos anteriores”, ha lamentado.

Ante la supresión de la parada, los vecinos, para desplazarse hacia el centro, se ven obligados a tomar otras líneas, con peor combinación de frecuencias y horarios, o a cruzar la antigua N-340, con el peligro que entraña, y más tras la reforma que se ha realizado en los cruces, donde el gobierno municipal ha creado dos minirrotondas que lo único que han hecho es dificultar la movilidad en este transitado punto de la ciudad.

“Todo en el gobierno del tripartito es contradicción. En lugar de dar soluciones a los vecinos, PSOE, Compromís y Podemos les generan nuevos problemas donde no los hay. Reclamamos al gobierno municipal que reconsideren su opinión, tal y como les solicitan los vecinos, y recuperen un servicio que ayuda a coser con la ciudad uno de los mayores barrios periféricos de la capital de la Plana. Se trata de que todos los castellonenses cuenten con las mismas oportunidades, no crear guetos ni aislar a la población con decisiones que no favorecen a los ciudadanos en función de dónde residen”, ha concluido el concejal del PP Juan Carlos Redondo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *