Sales insta al gobierno de Amparo Marco a ‘dejarse de sectarismos’ y empezar a creer ‘de verdad’ en la participación ciudadana

El concejal del Grupo Municipal Popular, Vicent Sales, exige máximo respeto para el movimiento vecinal. “El equipo de gobierno no puede discriminar a ningún vecino por su profesión, como se ha hecho con el vicepresidente de la Federación de Asociaciones Ciudadanas, Consumidores y Usuarios, vetado en una reunión por el edil socialista de Seguridad Ciudadana, Omar Braina”

“Esperamos que este gobierno municipal acabe con el ninguneo y el desprecio que vienen soportando, durante los cuatro últimos años, los representantes vecinales, acusados de duplicidad en las subvenciones y ahogados por la excesiva carga burocrática que se les impone desde el gobierno. Les guste o no, son la voz de miles de castellonenses”, señala 

El concejal del Grupo Municipal Popular, Vicent Sales, que es el representante de los populares en el Consejo Municipal de Participación Ciudadana, lamenta la actitud ‘sectaria y discriminatoria’ del concejal socialista Omar Braina al vetar, ayer, al vicepresidente de la Federación de Asociaciones Ciudadanas, Consumidores y Usuarios de Castellón, que además es presidente de la Asociación de Vecinos Virgen de Lidón, sin dejarle participar en una reunión para tratar asuntos de seguridad ciudadana, tal y como solicitó previamente el presidente de la dicha Federación vecinal.

“Exigimos al gobierno municipal de Amparo Marco que se deje de sectarismos y empiece a creer, de verdad, en la participación ciudadana. Pedimos máximo respeto al movimiento vecinal y a sus representantes. Un concejal, que se debe a todos los ciudadanos, no puede discriminar a ningún vecino, ni por sus ideas, ni por su profesión, como se ha hecho en este caso con quien es miembro de la Policía Local, pero no acudía a la reunión en calidad de agente, sino de portavoz vecinal”, señala el edil popular.

Las actitudes de desprecio, en opinión del edil popular, “no deberían formar parte de quienes se erigen en defensores de la participación ciudadana, poniendo -como ellos dicen, pero no hacen- a las personas por encima de todo. Lo acontecido ayer es una muestra clara de sectarismo de un gobierno municipal que elige con quien reunirse, vetando según a qué vecinos, en función mejor le convenga. Les guste o no, son la voz de miles de castellonenses, encargados de defender los intereses de los vecinos”.

En este sentido, Vicent Sales incide en el respeto que merecen todos los vecinos para que no se repita ningún veto, ni ninguna actitud partidista desde el gobierno municipal.    “Esperamos que el nuevo equipo de gobierno acabe con el ninguneo y el desprecio, que vienen soportando, durante los últimos cuatro años, las asociaciones vecinales cuyos representantes fueron acusados, sin pruebas, de duplicidad en las subvenciones, por el entonces vicealcalde nacionalista, Enric Nomdedeu, sembrando la duda de que pudieran haber incurrido en un fraude”.

“Durante los últimos años la situación tampoco ha sido mejor con la ex vicealcaldesa y entonces delegada del área de Participación Ciudadana, Ali Brancal, que más que dar facilidades a los representantes vecinales, se encargó de poner más trabas, con más burocracia para que las asociaciones dejaran de organizar actos, como siempre habían hecho, de manera altruista y en favor de la convivencia vecinal, concluye Vicent Sales.

Deja un comentario