Se pilla antes al mentiroso que al …

Si nos quedaba algo por ver u oír, ayer presenciamos como el “okupa” de Moncloa, Presidente por la gracia de asesinos y sectarios, mentía en público, con luz, taquígrafos y cámaras de televisión. No contento con exhibir sus falacias, enseñó un documento falso y totalmente diferente al que quiso demostrar que era. En cualquier país de nuestro entorno, frase esta que gusta a todos los políticos, hoy ya no sería Presidente del Gobierno y mucho menos candidato a serlo, pero solo copiamos “de nuestro entorno” lo que interesa.

Quedó en el debate a cuatro a la altura del barro y no será porque careció de ayuda, a Ana Pastor solo le faltó acallar a los otros tres invitados y contestar las preguntas por él. ¡Qué lección de periodismo! ¡Dios mío!

Sin salir de casa, en nuestro CastellóN, asistimos a las prisas del pacto del Grao por aprobar con enfermiza urgencia un PGOU que solo conviene a ellos, es para pensar si se dedicarán a corredor de fincas cuando dejen sus sillones consistoriales. No quiero ser mal pensado pero tan desmedido interés no me digan que no es sospechoso.

Pero quizá la frase del día fue la aparecida en una nota de prensa de Compromís afirmando que quieren recuperar los derechos perdidos. En primer lugar habría que preguntarse que han estado haciendo estos últimos cuatro años y en segundo lugar supongo que se refieren a recuperar la libertad de hablar español, de utilizar el nombre castellano de CastellóN, a la posibilidad de elegir libremente el tipo de educación de nuestros hijos, a tener una visión propia de nuestra historia reciente, a dejar de limpiarnos el culo con las propuestas ciudadanas y las alegaciones al PGOU, a poder tomarnos unas cañas en ”las tascas”, a dejar de acosar con normativas y horarios absurdos al gremio de hostelería, etc…

Es cierto, señores de Compromís, tenemos que recuperar muchas libertades perdidas.

Ah! Que no se me olvide. Tengan cuidado con las papeletas electorales. Los “rojiprogres”, demócratas de toda la vida, están distribuyendo papeletas electorales con erratas realizadas a propósito para provocar votos nulos. ¿Adivinan sobre todo de qué partido? A que sí.

Vaticiné que íbamos a tener una campaña electoral “movidita” y divertida y no me equivoqué. Más a partir de ahora, cuando el pánico empiece a brotar por el  sudor de algunos.

Deja un comentario