Sensores de la CHJ evalúan el paso de peces en el río Palancia

Sensores de la CHJ evalúan el paso de peces en el río Palancia

La CHJ instala sensores de tránsito piscícola en el azud Fuente del Nano.

 

La Confederación Hidrográfica del Júcar, O.A. (CHJ) ha implementado la instalación de múltiples sensores en el azud Fuente del Nano, ubicado en el río Palancia, dentro del término municipal de Teresa, en la provincia de Castellón. El propósito principal de esta medida es evaluar la efectividad real de la rampa construida para facilitar el paso de peces, una infraestructura que fue erigida durante el verano pasado.

El objetivo fundamental de esta iniciativa es supervisar el tránsito de la población de trucha común y trucha arcoíris, además de controlar el paso de otras especies presentes en el río.

La CHJ promovió la construcción de esta rampa de peces con el fin de mejorar la conectividad longitudinal del río y promover la movilidad de la fauna en este tramo del río Palancia. Asimismo, esta construcción respalda la implementación de las acciones planificadas en el Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica del Júcar 2022-2027.

El objetivo primordial de este plan es lograr el buen estado ecológico y global de todas las masas de agua de la demarcación, en línea con lo establecido por la Directiva Marco del Agua.

La rampa para peces construida en el azud Fuente del Nano representa un proyecto piloto, que incluye un canal de aguas bajas para concentrar el flujo ecológico y garantizar la profundidad adecuada para permitir el ascenso de la fauna acuática. Además, a lo largo de la estructura se han colocado piedras para facilitar el tránsito de la fauna presente en el río, que incluye especies piscícolas de gran valor, como la anguila, los barbos mediterráneo y colirrojo, la bermejuela, la trucha común y el cacho.

Relacionados  El 'Plan de Obras 2024' incluirá la depuradora de Benicàssim

Recientemente, se han instalado sensores en el comienzo y el final de la rampa para supervisar el paso de las diversas especies que habitan en esta parte del Palancia. En particular, se busca controlar la presencia de las truchas común y arcoíris, especies que inician su ciclo reproductivo y migratorio a partir del mes de octubre.

En las próximas semanas, se llevará a cabo un proceso de marcado de peces para registrar su movimiento a través de los sensores instalados en la rampa. Se prevé que este sistema pueda ser reutilizado en estudios similares en otras escalas para peces que se construyan, proporcionando así información valiosa sobre la eficacia de estas infraestructuras y su implementación en futuros proyectos.

Además, este estudio servirá para evaluar cualquier posible impacto que el incendio ocurrido el verano pasado en la zona del Alto Palancia haya tenido en la población de peces. Desde la Comisaría de Aguas del organismo explicaron,

Antes de la construcción de la rampa, se realizó un estudio de la población piscícola del río, pero es posible que el incendio haya tenido consecuencias negativas en algunas especies, por lo que los resultados pueden verse condicionados por esta circunstancia.