Testigos de fraternidad

Carta del Obispo, D. Casimiro, para este domingo 31 de enero.

En la Fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo, el día 2 de Febrero celebramos también la Jornada mundial de la vida consagrada. Las monjas y los monjes, los religiosos y religiosas de vida activa y otros muchos que viven en medio del mundo se han consagrado a Dios siguiendo las huellas de Cristo obediente, pobre y casto, para ponerse al servicio de la Iglesia y de todos los hombres. Ellos son ser testigos de fraternidad en un mundo herido.

            Es una realidad constatable en todos los pueblos y en todas las etapas de la historia, que el mundo está herido. El hambre, la indigencia, la guerra, la persecución o la explotación no son cosa del pasado: siguen teniendo rostro concreto en tantos que están apaleados al borde de los caminos. A estos rostros se unen hoy los afectados por la pandemia del Covid-19, las víctimas de la degradación del planeta y de las catástrofes naturales, los inmigrantes, los refugiados y los que llegan en pateras; las familias rotas; las personas abusadas y violentadas en su dignidad humana; las nuevas generaciones y los parados de todas las edades, y un sinfín de seres humanos que sufren a nuestro lado.

Por su consagración a Dios, los consagrados son en medio de este mundo herido, signo visible de la llamada perenne de Jesucristo a sentirse hermanos de un mismo Padre y a construir la fraternidad universal. Ellos muestran día a día con su oración, su presencia y su compromiso la cercanía de Dios Padre para con cada ser humano. Y todo ello lo hacen siguiendo el ejemplo del buen samaritano: se acercan, curan y atienden a los heridos por la vida. En el silencio del monasterio con la oración o en el día a día al lado de los pobres y marginados, de los inmigrantes o de los encarcelados, de los ancianos o de los jóvenes, en las ciudades o el mundo rural, los consagrados muestran la misericordia del Padre Dios para con todos, y en especial para los más necesitados del amor de Dios. Su presencia es testimonio del paso del Señor por la vida de los hombres.

            Demos gracias a Dios por todos los consagrados. Pidamos a Dios por todos ellos para que sean fieles a su consagración y nos remitan constantemente a Jesucristo, el Buen Samaritano. Él nos dice “Anda y haz tú lo mismo” (Lc 10, 35): ten compasión con el hermano herido al borde del camino, acércate, venda sus heridas, y cuida de él. Así serás también signo eficaz de fraternidad.

XCasimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Deja un comentario