Un Guardia Civil franco de servicio salva la vida de una mujer de avanzada edad que podría haber sido presa de las llamas en su domicilio de la localidad de Benicàssim

La rápida actuación y la celeridad en la toma de decisiones por parte del guardia civil fue crucial para evitar una desgracia

La ayuda vecinal fue otra de las circunstancia a destacar durante los momentos vividos.

Un Guardia Civil fuera de servicio destinado Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) en la Comandancia de la Guardia Civil de Castellón intervino el pasado lunes en el auxilio de una vecina de la localidad de Benicàssim al ocasionarse un incendio en el domicilio de la mujer.

Los hechos ocurrieron la tarde del día 3 de agosto cuando el agente interviniente se encontraba franco de servicio en su domicilio y comenzó a percibir un olor a quemado. Tras un reconocimiento visual tanto por el exterior como por el interior del edificio percibió un fuerte olor así como observó un humo denso y oscuro que comenzó a invadir el ambiente, comprobando que emanaba de la vivienda contigua a la suya, cuya propietaria es una señora de avanzada edad.

Estando presente en esos momentos otra vecina y un varón que se había acercado al lugar, el guardia civil con gran celeridad y determinación trató de coordinarse con los allí presentes, temiendo por la vida de la mujer, impartiendo indicaciones para que se pusieran en contacto con emergencias 112, así como con el portero de la urbanización y tratar de localizar a algún familiar de la mujer, al objeto de alertar a los recursos necesarios.

Mientras, el agente que tras intentar contactar con la vecina que se encontraba en el interior del inmueble, no recibiendo respuesta y viendo que la virulencia del incendio iba en claro aumento al filtrarse abundante humo por el rellano de la puerta, intentó por todos los medios vencer por si mismo la puerta, haciendo uso de la fuerza, con resultado negativo, en esos momentos comenzaba a desprender escapes violentos de humo, y con la ayuda de varios vecinos que se habían acercado al lugar, acometieron contra la puerta para tratar de forzar su apertura.

Finalmente, aunando esfuerzos y gracias a los conocimientos en la materia por la Unidad de destino del agente, lograron acceder a la vivienda, y encontraron a la propietaria en su interior, en estado consciente pero aturdida por la gran acumulación y densidad del humo. La misma fue evacuada al domicilio del guardia civil, acompañada por su hijo y haciéndose cargo de las atenciones de la señora hasta la llegada de los servicios sanitarios la esposa del agente, mientras éste, con ayuda de los vecinos allí presentes se encargaron de sofocar el foco de incendio y alertar al resto de colindantes de la finca para que abrieran las ventanas que había entre rellanos y facilitar corriente de aire para la ventilación del propio inmueble afectado.

La señora fue explorada y atendida, inicialmente en el domicilio del agente para posteriormente ser evacuada al Hospital General de Castellón.

Gracias a la rápida actuación del guardia civil, y a la celeridad de la toma de decisiones por parte de éste, y la colaboración ciudadana, se ha logrado evitar que el humo intoxicase a la mujer de avanzada edad, incluso que el fuego se pudiese haber propagado en la vivienda o el resto del edificio, con lo que llevaría consecuencias más gravosas.

Una vez más, se demuestra que los guardias civiles, aún estando francos de servicio, están imbuidos del espíritu Benemérito y como expone la Cartilla Fundacional del Guardia Civil en su artículo 6º “Procurará ser siempre un pronóstico feliz para el afligido, y que a su presentación el que tenía su casa presa de las llamas, considere el incendio apagado”.

Deja un comentario