Un pueblo de Castellón se transforma en un laboratorio viviente

Un pueblo de Castellón se transforma en un laboratorio viviente

El 'Living Lab Rural Labscape' está vinculado a un programa de formación local orientado hacia la sostenibilidad social y ambiental a largo plazo entre otras acciones.

 

La Universidad de Alicante, WWF España, Interpreta Natura y la Fundación Herbes del Molí, junto con el Ayuntamiento de Vall de Almonacid (Castellón), están impulsando el proyecto Living Lab Rural Labscape. Este proyecto innovador establece un laboratorio viviente en Vall de Almonacid, un municipio agroforestal preocupado por el envejecimiento poblacional, la despoblación y la pérdida de su patrimonio cultural y natural en la región del Levante Peninsular, según comunicado de Interpreta Natura.

El Instituto Multidisciplinar para el Estudio del Medio ‘Ramon Margalef’ (IMEM) de la Universidad de Alicante coordina este proyecto en colaboración con el Ayuntamiento de Vall de Almonacid, WWF España, Interpreta Natura y la Fundación Herbes del Molí.

Además, cuenta con el respaldo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), dentro del marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU.

Se celebró la jornada inaugural del Living Lab Rural Labscape en el Edificio Social de Vall de Almonacid. En dicho evento, el alcalde de Vall de Almonacid, Antonio Cases Mollar y la subdelegada del Gobierno en Castellón, Antonia García Valls, presentaron el programa de Bioeconomía Forestal de la Fundación Biodiversidad, destacando la relevancia de iniciativas como Rural Labscape para ofrecer soluciones sostenibles, valorar los recursos naturales, mejorar las funciones y biodiversidad de los montes, y revitalizar áreas afectadas por el desafío demográfico.

Por su parte, la directora del IMEM de la Universidad de Alicante y coordinadora del proyecto RURAL LABSCAPE, Susana Bautista, subrayó en la presentación del Living Lab su papel como plataforma de cooperación donde diversos actores colaboran en la co-creación de soluciones innovadoras. Rural Labscape se sitúa así en una nueva generación de Living Labs que expande esta cooperación entre ciencia y sociedad a la escala del paisaje, con el objetivo general de la planificación territorial.

Relacionados  Sube la población en la Comunitat Valenciana

El Living Lab Rural Labscape tiene una clara vocación demostrativa, buscando establecer un modelo replicable y proporcionar pautas para su implementación en otros municipios y regiones. Además, está vinculado a un programa de formación local orientado hacia la sostenibilidad social y ambiental a largo plazo.

En una jornada que contó con la participación de más de treinta actores sociales, incluyendo técnicos, académicos, empresarios, agricultores, ganaderos, conservacionistas, ONGs, grupos sociales diversos y representantes de administraciones públicas, se llevó a cabo un diagnóstico exhaustivo de las principales amenazas que afectan al territorio.

A través de la creación de mapas causales colaborativos, se identificó la red de problemas interconectados, sus causas y los puntos críticos.

El bajo rendimiento del sector primario y su consiguiente abandono, el despoblamiento y el riesgo de incendios forestales fueron aspectos destacados en este análisis.

El trabajo del Living Lab continuará con la generación de soluciones innovadoras para abordar las amenazas identificadas, seguido por la integración y priorización de estas propuestas en planes estratégicos y acciones concretas en el municipio de Vall de Almonacid.