Un vecino de Almassora será desahuciado en 10 días «víctima de una estafa»

"Se siente enfadado e impotente después de una larga lucha judicial".

 

Un vecino de Almassora va a ser desahuciado de su casa tras dieciocho años viviendo en la misma por estar construida sobre terreno no edificable. El perjudicado se siente impotente, víctima de una estafa, y lamenta que el banco, que hoy es dueño del terreno, no haya querido negociar. Conforme comunicado recogido por Castellón Diario,

Tras un largo periplo judicial, un auto del Juzgado de 1ª Instancia de veinticinco octubre dicta que procede el desahucio contra Víctor Álvarez , vecino de Almassora, por estar edificada su residencia sobre un solar que carecía de licencia.

La medida se ejecutará el próximo veintiocho de octubre a las 11,30h. de la mañana.

A estas horas Víctor Álvarez se halla en una situación de desesperación e impotencia, ya que asevera que «fue víctima de una estafa por la parte de la compañía Constructora de Ángel Museros, que quebró en su día y cuyo promotor está en paradero desconocido».  Aunque a Álvarez lo que más le duele y sorprende es que, «a pesar de advertirse alguna irregularidad el día que fue a censarse al consistorio de Almassora en el año dos mil seis, el edil de turno le dio vía libre a su empadronamiento y disipó con esto cualquier duda sobre la ilegalidad».

En lo que se refiere al solar, se adjudicó en subasta pública al Banco Bilbao Vizcaya Argentaria en el año dos mil ocho, «aunque de nada han servido todos y cada uno de los sacrificios de negociación por parte del dueño de la residencia»,

El banco se ha cerrado en banda y no hemos podido negociar ni la adquisición ni el alquiler del terreno.

Lamenta Víctor Álvarez, quien ha perdido toda esperanza. “ Si el banco cediese, se resolvería el problema”, explica.

Por su lado, su abogado, José Ángel Gallego , destaca ,

La insensibilidad de las entidades bancarias, en un caso así del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, que ha preferido que la residencia se eche a perder y esté expuesta a la ocupación antes que negociar una salida con el dueño de la vivienda.

La vivienda en cuestión es parte de un conjunto de veinticinco adosados de la playa de Almassora, y los terrenos perjudicados engloban a las viviendas veinticuatro y veinticinco y asimismo a la piscina comunitaria. Como dueño del adosado veinticuatro, Álvarez no ha renunciado en su empeño por proteger sus derechos al respecto del adosado donde ha estado viviendo a lo largo de dieciocho años.Su vecino, y dueño del adosado veinticinco, «fatigado de luchar sin éxito», paró en su empeño ya hace algunos años y «su vivienda ha sido reclamo para la ocupación ilegal en diferentes ocasiones, una realidad que, a día de hoy, representa una seria amenaza para el vecindario». Manifiestan.

Por el momento, «los dueños y dueñas de los adosados anexos aceptan con resignación la sentencia que les afecta de forma directa por lo que respecta a la piscina, sobre la que pierden asimismo el disfrute». En lo relativo a Víctor Álvarez -conforme explica el comunicado- «su salud se ha visto resentida por un cúmulo de sucesos poco afortunados y desde el pasado mes de mayo vive de alquiler, mientras que va vaciando poquito a poco su casa«.

Por todo ello Víctor Álvarez, hoy, a diez días para el desahucio, desea «denunciar en público el suplicio que pasa desde hace prácticamente dos décadas». Y sobre todo desea destacar,

Se trata de un desahucio injusto que se materializará el próximo veintiocho de octubre si el banco en último término no revierte la situación».

Ha concluido.