Un vecino de Vila-real de 72 años fallece tras la cogida de un toro en els «bous al carrer» de Almassora

El hombre ha sido llevado de emergencia al Hospital General de Castelló con pronóstico muy grave.

 

Los hechos han ocurrido en la calle la Llum, situada entre la calle Mayor y la iglesia de la Natividad, cuando este hombre, de setenta y dos años y vecino de Vila-real, estaba caminando al lado de un amigo cuando se ha visto sorprendido por el segundo toro de la tarde, de la ganadería de Lagunajanda.

Al ser una calle muy estrecha en la que es bastante difícil poder localizar cobijo en estos casos, el astado le ha corneado en la ingle, si bien la peor parte se la ha llevado al impactar su cabeza con las barreras de esta calle de la vila, conforme notifican desde el Consistorio.

Dada la gravedad del fuerte golpe que ha recibido en la cabeza contra los barrotes y atendido más tarde en la enfermería del circuito taurino por el equipo sanitario tras la intervención de los cooperadores taurinos y la Policía Local; a instancias del cirujano de la posta sanitaria y tras ser retirado en camilla, se ha trasladado en ambulancia hasta el Hospital General de Castelló.

A pesar de que había llegado con vida al Hospital General y habían conseguido recobrar sus constantes vitales, ha fallecido a los minutos tras ser ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con pronóstico muy grave.

El Consistorio de Almassora ha acordado la suspensión de todos y cada uno de los actos de las fiestas del Roser previstos para esta noche frente al fallecimiento de este hombre de setenta y dos años, vecino de Vila-real, a lo largo de la exhibición del último toro de la tarde.

La primera edila, Merche Galí, ha trasladado sus condolencias a la familia de la víctima y ha citado un minuto de silencio para mañana jueves a las doce horas.