Una peluquera de Ondara, líder de una banda peligrosa en Alicante

Una peluquera de Ondara, líder de una banda peligrosa en Alicante

VÍDEO: Los investigadores enfocaron sus sospechas en una pareja de nacionalidad española que residía en una zona rural de difícil acceso en Beniarbeig.

 

En el marco del Plan Nacional sobre Drogas, la Guardia Civil ha desarticulado una organización delictiva especializada en el tráfico de sustancias ilícitas en la región de La Marina Alta. Todos los miembros involucrados, incluyendo su líder, han sido presentados ante la autoridad judicial. Además, se han confiscado estupefacientes y armas de fuego durante la operación.

Las pesquisas se iniciaron en febrero de 2023, cuando la Guardia Civil identificó un incremento leve en el consumo de cocaína entre consumidores de menor escala en distintos municipios de La Marina Alta. Con el propósito de evitar alarmas sociales y dar con los responsables, el Área de Investigación del Puesto Principal de El Verger lanzó la Operación Nobuki.

En la fase inicial de la operación, los investigadores enfocaron sus sospechas en una pareja de nacionalidad española que residía en una zona rural de difícil acceso en Beniarbeig. Se constató que la residencia de los sospechosos estaba protegida por medidas de seguridad extremas; incluso habían erigido un pequeño búnker ilegal equipado con un sistema de vigilancia por cámaras para anticiparse a cualquier movimiento de posibles sospechosos.

A través de vigilancias y seguimientos, se confirmó que los miembros de la organización llevaban a cabo ventas de drogas al menudeo en diversas localidades como Pego, Pedreguer, Jalón, Denia, Ondara, Orba, Vergel y Beniarbeig.

En una etapa posterior, al corroborar la existencia de una red delictiva dedicada al tráfico de drogas, los agentes focalizaron sus esfuerzos en desentrañar la estructura y la jerarquía de la organización. En la cima de la pirámide se encontraba la líder, una mujer española que gestionaba una peluquería en Ondara, la cual utilizaba para el lavado de dinero proveniente de actividades ilícitas. Justo debajo se situaba su pareja, un hombre español, encargado de la distribución de estupefacientes en los municipios cercanos. En un nivel inferior se encontraban tres hombres, dos de nacionalidad española y uno rumano, junto con una mujer española, encargados de la venta directa a los consumidores finales.

Relacionados  Onda insiste en la construcción de un nuevo cuartel de la Guardia Civil

El 25 de julio, con el respaldo del Puesto Principal del Vergel y el Equipo ROCA de Calpe, los agentes llevaron a cabo registros en tres propiedades ubicadas en Beniarbeig, El Verger y Benimeli, además de la peluquería en Ondara.

Durante los allanamientos, se incautaron 7 gramos de cocaína, 280 gramos de hachís, 80 plantas de marihuana, 866 gramos de cogollos de marihuana y varios utensilios relacionados con la preparación de drogas.

También se confiscaron dos vehículos de gama media utilizados para la venta de estupefacientes.

Además, se encontraron dos escopetas con cañones recortados, un arma de fuego de pequeño calibre, munición para armas de fuego, un arma simulada, un arma larga de aire comprimido y un machete de grandes dimensiones, lo que confirmó a los agentes que estaban tratando con una banda peligrosa.

La investigación llegó a su culminación con la detención de todos los integrantes, a excepción de uno que se encontraba bajo investigación. A cada uno de ellos se les imputaron cargos acorde a su nivel de participación, incluyendo delitos relacionados con la salud pública por tráfico de drogas, pertenencia a una organización criminal, blanqueo de capitales, posesión ilegal de armas y desobediencia a la condena por conducir un vehículo habiendo sido previamente privado del permiso de conducción por orden judicial. La pareja de la líder también fue arrestada por incumplir una orden de alejamiento que había sido emitida en su contra.

Los detenidos, cuyas edades oscilan entre los 27 y 59 años y cuentan con antecedentes por delitos similares a los investigados, han sido presentados ante el Juzgado de Guardia e Instrucción de Denia. Tras las diligencias, el juzgado ha dispuesto su liberación bajo ciertas medidas cautelares.

Con la ejecución de esta operación, la Guardia Civil ha logrado desarticular una banda criminal dedicada a la distribución de sustancias ilícitas, obteniendo un importante éxito en la lucha contra el tráfico de drogas a nivel local en la provincia de Alicante.