Usa ilegalmente el registro sanitario de un matadero de Castellón

Aparecieron restos de animales sacrificados ilegalmente en una zanja.

 

La Guardia Civil de Valencia ha investigado a un hombre de sesenta y tres años de edad por la falsificación de un sello perteneciente a un registro sanitario perteneciente a un matadero de la provincia de Castellón.

El pasado noviembre, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) tuvo conocimiento, mediante la Policía Local de Rafelbunyol, de la aparición de restos de animales sacrificados ilegalmente en una zanja que había sido hecha para la reparación de una cañería de aguas residuales de esta localidad valenciana.

En esta zanja, los agentes verificaron que había un sinnúmero de tripas y restos de órganos internos, supuestamente de animales de raza ovina, notifica el instituto armado.

Tras las indagaciones se descubrió el origen de los restos de los animales y se encontró el sitio donde eran sacrificados ilegalmente. Asimismo se comprobó la utilización de un sello de registro sanitario que no se correspondía con el sitio de sacrificio, pues no se trataba de un matadero ni sala de despiece autorizada.

Los técnicos de la investigación, tras numerosas gestiones, tuvieron perseverancia de que el sello empleado en las canales (carne lista para el consumo, sin tripas ni piel) se correspondía con el de un matadero de la provincia de Castellón.

El supuesto autor, de sesenta y tres años y nacionalidad de España, fue investigado por un delito de falsedad documental. La Benemérita procedió a la aprehensión de veintidós canales de ovino ilegalmente sacrificadas y mandadas para su destrucción, tras lo que las diligencias han pasado a la Fiscalía de Medio Ambiente.